"Si no quieres perderte en el olvido tan pronto como estés muerto y enterrado,escribe cosas dignas de leerse, o mejor aún, haz cosas dignas de escribirse... - Benjamin Franklin


martes, 14 de octubre de 2014

CONTRASENTIDO ENTRE IDENTIDAD Y PERTENENCIA


Por Telésforo Isaac

La identidad de todos los seres humanos, es primordialmente con Dios el Creador; pues,  todos somos parte integral en este mundo,  y habitamos de esta frágil tierra, nuestro hogar insular, y      pertenecemos a este planeta.

No debemos permitir que la soberbia, la iniquidad y la intolerancia, sean motivos de contradicciones  entre la identidad y la pertenencia del hombre y la mujer, sin importar su origen, etnia o trasfondo social; “Creó, pues, Dios al ser humano a imagen suya, a imagen de Dios lo creó, macho y hembra lo creó”. Génesis 1:27. (Biblia de Jerusalén, Latinoamericana). 

Reiteradamente la gente del pueblo tiene discrepancias o contrariedades en la percepción y consideración entre lo que es y debe ser entendido como identidad y pertenencia de una persona o grupo en el mundo. Una y otra vez encontramos aspectos de contrasentidos entre la identidad del ser humano y su pertenencia a la sociedad. Esto sucede casi siempre con los migrantes de distintas nacionalidades de individuos o grupos que tienen rasgos característicos determinados por el origen étnico, cultural, religioso, o nivel socio-económico.

La diferencia entre identidad y permanencia es debido a consideraciones arriba señaladas, y pueden ser motivo de desprecio, prejuicio, marginación, inequidad, enojo e intolerancia. Cuando el individuo o grupo percibe que hay rechazo simulado o real, tiende a sentir inseguridad. Muchas veces,  esto conlleva aislamiento o segregación voluntaria o involuntaria, inadecuada aceptación, resentimiento, odio, inestabilidad emocional, complejo de inferioridad, discriminación, y agresión solapada o de manera real. Se conculcan los derechos humanos, no se deja vivir en pie de igualdad; más bien, habrá una relación de coexistencia entre desiguales.
En toda la historia de la humanidad,  hay recuentos de ejemplos de pueblos y grupos que demuestran presunciones a otros  de: vanidad, desprestigio, soberbia, sub-estimaciones, e intolerancia. Los faraones subyugaron al pueblo de Israel. Los europeos compraron y esclavizaron a negros del África. Los conquistadores explotaron y  diezmaron los aborígenes del llamado Nuevo Mundo. 

Las crónicas de la esclavitud, el feudalismo de la Edad Media, la explotación sin misericordia de mujeres y niños, la servidumbre mal pagada,  y el obrero migrante explotado, son vestigios intolerables que el mundo no debe permitir a esta altura de la civilización de la humanidad. Tener valores y reaccionar adecuadamente a las normas ético-morales, son factores que hacen encajar al ser humano,  plena y justamente en la sociedad; esto le da sentido de identidad y de pertenencia.


Saber que uno es aceptado y tratado con equidad y sensibilidad, le da sentido de identidad como criatura idónea y digna. Así se establece la condición inherente de pertenencia a la colectividad de la raza humana como seres creados a imagen y semejanza de Dios, y confiados de ver mejoramiento en todos los pueblos y naciones del mundo. Hay que predicar y luchar para que esto sea una positiva realidad; en verdad, los practicantes de la fe y la práctica cristiana, deben estar a la vanguardia de esta aptitud.

No hay comentarios: