"Si no quieres perderte en el olvido tan pronto como estés muerto y enterrado,escribe cosas dignas de leerse, o mejor aún, haz cosas dignas de escribirse... - Benjamin Franklin


viernes, 30 de diciembre de 2011

DE LA AGRIDULCE INDUSTRIA DEL AZUCAR

Esta foto de las ruinas del Ingenio Consuelo, tomada por mi sobrino Misael el día de Navidad,  me transportó a esos días de infancia en que un ingenio (En mi caso el Ingenio Porvenir, en San Pedro de Macorís) era parte de mi entorno.

Dormía toda la noche bajo el sedante efecto del sonido de la molienda. Antes de despertar y de levantarme, la sirena del ingenio pautaba las horas matutinas, las 6 am, las 6.30, las 7 am… era una alarma indulgente, de tonos graves.  En el día el sonido que avisaba las 2 pm, las 2.30 y las 3, se tornaba estridente. 

En la escuela, los datos que manejábamos entonces, indicaban que la industria azucarera era la fuente principal que sustentaba la economía dominicana. Solo en mi pueblo teníamos 7 prósperos ingenios.  

 Pero los años dorados han pasado, y no hay indicios de que regresarán. En poco tiempo, las zafras fueron menguando, los obreros, empobrecidos y desamparados y los trenes abandonados entre valles sepultados de maleza. Mientras escribo, mi café se ha enfriado, le falta otra cucharadita del azúcar importada que tengo en la cocina. Patético y amargo punto final.

sábado, 24 de diciembre de 2011

CELEBREMOS A JESUS EN NAVIDAD


El Príncipe de paz ha venido -  de quien se dijo que,
"lo dilatado de su imperio y la paz no tendrán limite";
Los ángeles heraldos lo proclaman todavía, y escuchamos su
"GLORIA A DIOS EN LAS ALTURAS,
y en la tierra paz, buena voluntad para con los hombres"

¿Qué podemos hacer sino responder en gozoso énfasis:
"Porque un niño no es nacido, hijo no es dado, y el principiado sobre su hombro; y se llamará Admirable, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz."?

Es su presencia la que puede llenar nuestros hogares con gozo y canción. 
Si El viniese nuevamente, tornando el agua de la vida en vino, tocando nuestros enfermos para que sean sanados, limpiando, perdonando, bendiciéndonos - como (de seguro) lo hará si le damos lugar - entonces, verdaderamente, debemos estar contentos. El gozo de la Navidad es Cristo mismo.

martes, 20 de diciembre de 2011

LA DIVA DE LOS PIES DESCALZOS



Hoy escogí escuchar algunas piezas de la discografía de Cesaría Évora. Su voz afinada  y su música “easy listening” de onda blue  han ambientado de vez en cuando  mis espacios en tardes calladas y grises como esta.
Este Diciembre su voz se ha apagado. La diva de los pies descalzos. Solidaria con los excluidos, con una historia de vida salpicada de altibajos personales (Años oscuros, los llamó  ella) su legado trasciende y quedara como parte de la historia de la música internacional.
TIEMPO Y SILENCIO
(Time and Silence)
Escrito por  Pedro Guerra
Cesaria Evora (Cabo Verde)


Una casa en el cielo
Un jardín en el mar
Una alondra en tu pecho
Un volver a empezar

Un deseo de estrellas
Un latir de gorrión
Una isla en tu cama
Una puesta de sol

Tiempo y silencio
Gritos y cantos
Cielos y besos
Voz y quebranto

Nacer en tu risa
Crecer en tu llanto
Vivir en tu espalda
Morir en tus brazos.

sábado, 17 de diciembre de 2011

GUSTOS MULTICOLORES


Me gusta el café.
Lo prefiero negro y solo
Con azúcar moreno.

Me gusta el té
Especialmente el té verde, caliente.
Prefiero los bombones de chocolate blanco.
Me gustan las manzanas amarillas
La uvas purpura  y  las peras verdes.

Compro el Vinagre, la vainilla y las cebollas blancas.
Prefiero los pimientos rojos y los amarillos
Aunque hay  unos anaranjados adorables.
Combino Brócoli, coliflor y zanahorias.
Para comer, Arroz blanco
De Vez en cuando amarillo.
Para tomar, el agua cristalina, natural

Todos mis muebles y mis  plantas combinan
El verde con el Beige.

Me gustan las rosas de todos los colores,
Especialmente las de té.
Me impresiono con los girasoles y
con el rojo de los flamboyanes florecidos en verano.

Para vestir el blanco y negro es siempre es
una elección sin riesgo, elegante, y adecuada
Para toda ocasión.

PD: Estoy muy a gusto con el color de mi piel.

martes, 13 de diciembre de 2011

DE SOLEDADES Y SOLITUDES

A pesar de que vivimos en un mundo de 7 mil millones de habitantes, y de estar rodeados por muchas personas, la mayoría de nuestros sufrimientos y dolores pasan desapercibidos ante la indiferencia de otros. La soledad es un sentimiento común a todos. En en el peor de los casos, sentirse solo es tener la impresión de que uno no cuenta para nada. Es estar aislado, aun cuando haya otros cerca. Las personas solitarias pueden sentir dolor emocional. No es sorprendente que pasen tanto tiempo añorando que alguien las ame.

 Ahora, hay muchos tipos de soledad, por ejemplo cuando alguien se queda solo a causa de un divorcio o por la muerte de un familiar. Esta persona suele encontrar alguien, por lo menos temporalmente, que trate de consolarlo y ofrecerle todo tipo de ayuda.  Pero también está la persona que después de haber vivido tiempos infelices junto a otras personas, encuentra en la soledad un refugio y decide que nunca más quiere vivir acompañado.

Es muy probable que una persona que viva sola, sienta nostalgia en algunas fechas  del año, como el día de su cumpleaños o en Navidad. Seguramente recordará momentos vividos al lado de otras personas, familiares y amigos. Esto es normal, pues los recuerdos forman parte de nuestra vida y nos permiten evocar otras épocas.

A veces nuestro orgullo no nos permite reconocer que nosotros mismos somos la causa de nuestra soledad y optamos por seguir fingiendo que estamos contentos y felices.

JESUCRISTO, NUESTRO SEÑOR, a menudo sintió soledad. Fue rechazado en muchas ocasiones por los líderes de su tiempo, incomprendido por la gente que lo rodeaba, y por muchas de las personas que lo seguían. Sintió la soledad en forma más aguda sabiendo que iba a morir en una cruz. La muerte de Cristo es la clave para el triunfo sobre nuestra soledad. El dijo a sus discípulos, Ya llega la hora cuando ustedes se dispersen cada uno por su lado y me dejarán solo, pero no estoy solo, porque el Padre está conmigo. Ahí está la diferencia entonces, entre estar solo y sentirse solitario. La soledad puede sentirse no importa si estamos acompañados o no. Rechazar de plano la soledad puede significar que no nos sentimos bien con nosotros mismos. No podemos disfrutar la soledad si continuamos siendo dependientes de otros a quienes responsabilizamos de amarnos, cuidarnos, y que decidan por nosotros.  Nuestra soledad puede ser una oportunidad para compartir nuestra individualidad, para conocernos más profundamente y para aceptarnos más. Finalmente, cuando la soledad te embargue, recuerda que Cristo es tu amigo y está contigo en todo momento, y te entrega su amor y comprensión.

domingo, 11 de diciembre de 2011

INVENTARIO






·         Una rosa de metal hecha en Cuba
·         Una muñeca bailarina Hawaiana
·         Un zapato de madera holandés
·         Un globo de cristal  con música
·         Una réplica de la “creación de Adán” de Michelangelo, tallada en Sal de la Catedral de Sal de Colombia.
·         Un mono de Peluche Fucsia (Pinky). Es americano, pero se cree brasileño.
·         Una túnica africana
·         Velas tailandesas en miniatura
·         Un replica de una vivienda de Kazakstán
·         Un tucán que se mofa de todo lo que oye, cuando tiene baterías.
·         La réplica de un tap tap haitiano
·         Un collar de habichuelas colombianas
·         Un abrigo de alpaca peruano
·         Una bufanda alemana
·         Una guitarra paraguaya
·         Una réplica de la torre Eiffel
·         Una gallina de vestida de colores otoñales sentada en una mecedora.
·         La antología de cuentos de Bosch
·         La antología de cuentos de Benedetti
·         La magnifica resistencia de Sabato
Los ensayos de Saramago
·         El Genograma de 100 años de soledad
·         Un  delicioso  álbum  del piano de Chucho Valdez
·         Una docena de Biblias, de todos colores y versiones
·         Un baúl sin fondo repleto de memorias, gratas e ingratas, dulces y amargas, frías y cálidas, tempranas y tardías. 

Llega el día en que no quieres que tu vida sea un museo, que no quieres nada en las paredes; más aun, no quieres paredes, quieres un jardín, con aire fresco, agua y una plácida sombra.