"Si no quieres perderte en el olvido tan pronto como estés muerto y enterrado,escribe cosas dignas de leerse, o mejor aún, haz cosas dignas de escribirse... - Benjamin Franklin


viernes, 2 de diciembre de 2011

¿QUE HAREMOS MAÑANA, CEREBRO?



De los programas de TV que me obligaba a ver mi sobrinita Judith, Pinky y Cerebro, siempre me dieron motivos para reflexionar.
Estos pintorescos personajes  de los dibujos animados son modelos de trabajo en equipo, de misión, y de perseverancia. 

Son modelos de trabajo en equipo, porque Cerebro, el visionario ratón de alto coeficiente intelectual, tenía la capacidad de trazar planes de alto nivel en pro de lograr su misión.  Lo interesante es que su torpe y despistado compañero de causa, Pinky, era quien obtenía algún resultado adecuado en las gestiones que emprendían.  
 No todo depende de un buen plan, a veces hay elementos no medibles como la intuición y coyunturas no previstas que pueden contribuir al éxito.  Un equipo eficaz bien puede incluir un “cerebro”, organizado, estructurado, metódico, enfocado, y un “Pinky” creativo, arriesgado y hasta  gracioso. Cerebro nunca debe subestimar a Pinky, porque aunque lo descalifique y lo ofenda, siempre lo necesita. 

Pinky y Cerebro son modelos de misión porque Cerebro tenía muy claramente definido su enunciado de propósito: “Conquistar el mundo”.  Todas sus energías, estrategias y acciones estaban alineadas con su misión. 

 Y son modelos de perseverancia, porque la frustración nunca pareció arroparlos. Cada noche, al final de su jornada, Pinky pregunta: “¿Qué haremos mañana Cerebro?”

“–lo mismo que hacemos todos los días, Pinky, tratar de conquistar el mundo”

El elemento que --quizá por intención del creador de estas historias – falla en la gestión de Cerebro es su ETICA. La intención que nos mueve a ciertos emprendimientos puede ( aunque no pueda yo explicarlo), contribuir a nuestro éxito o no. Las intenciones de cerebro nunca fueron sanas, y es muy poco popular que las malas intenciones prosperen. Podría ser un poco categórica aquí, pero es lo que pienso: Toda misión, todo equipo y todo esfuerzo que subyace en la maldad está llamado a fracasar, tarde o temprano. Y al otro lado de la moneda, todo emprendimiento altruista, generoso, y bien intencionado, prevalece aunque el mundo entero le haga resistencia.
  ¿Y tú,  que harás mañana?

No hay comentarios: