"Si no quieres perderte en el olvido tan pronto como estés muerto y enterrado,escribe cosas dignas de leerse, o mejor aún, haz cosas dignas de escribirse... - Benjamin Franklin


miércoles, 17 de enero de 2018

365 SONRISAS: SEMANA 3

SONRISA NO. 15
"La felicidad es la certeza de no sentirse perdido"
Jorge Bucay

SONRISA NO.16
"Sólo hay felicidad donde hay virtud y esfuerzo serio, pues la vida no es un juego"
Aristóteles

SONRISA NO.17
Tus estatutos son mi herencia permanente; son el regocijo de mi corazón.
Salmos 119:111

SONRISA NO.18
"La puerta de la felicidad se abre hacia dentro, hay que retirarse un poco para abrirla: si uno la empuja, la cierra cada vez más"
Sören Aabye Kierkegaard

SONRISA NO.19
"Muchas personas se pierden las pequeñas alegrías mientras aguardan la gran felicidad"
Pearl S. Buck

SONRISA NO.20
"La felicidad para mi consiste en gozar de buena salud, en dormir sin miedo y despertarme sin angustia"
Françoise Sagan

SONRISA NO. 21
"No hay más que una manera de ser feliz: vivir para los demás"
Leon Tolstoi

martes, 16 de enero de 2018

AUTOCRÍTICA: HE AHÍ EL DILEMA.


Como dice un popular proverbio: “Hay de todo en la viña del Señor”. En lo que respecta a cómo las personas se autoevalúan, está ese fenómeno de ser verdugo de sí mismo, en el cual, el individuo no se perdona, al contrario, se auto flagela  emocionalmente y se descalifica por sus errores, por mínimos que sean. Eso no necesariamente significa que los enmiende o se proponga no repetirlos. Es lo insano de los remordimientos cíclicos por un mismo asunto y de tener un pobre concepto de sí mismo.
En las antípodas están los autoindulgentes, que no solo toman con ligereza sus acciones cuestionables, sino que se complacen en culpar a terceros., incluso a veces son jueces implacables de  otros, cometiendo ellos faltas iguales o peores.  De este caso, dice el Apóstol Pablo, “Por tanto, no tienes excusa tú, quienquiera que seas, cuando juzgas a los demás, pues al juzgar a otros te condenas a ti mismo, ya que practicas las mismas cosas.” Romanos 2.1

La posición más difícil y menos frecuente es la de quien piensa de sí mismo con cordura, con objetividad y es capaz de autoevaluarse, realizando un ejercicio de autocrítica coherente y ponderada.  Sin duda, la autocrítica es un reto, pero es la opción cuando se quiere madurar, crecer y superar flaquezas.  Es un buen camino para subsanar heridas que nos hayamos causado u otros nos hayan infligido en  ese camino fluctuante entre ofender y ser ofendido. Es una vía para dejar atrás el dolor de tropiezos que hayamos tenido, a la vez que dejamos de ser tropiezo para otros.  

lunes, 8 de enero de 2018

365 SONRISAS --SEMANA 2--


SONRISA NO. 8

Me deleito mucho en el Señor;
me regocijo en mi Dios.
Porque él me vistió con ropas de salvación
y me cubrió con el manto de la justicia.
Soy semejante a un novio que luce su diadema,
o una novia adornada con sus joyas.

SONRISA NO. 9
Hasta ahora no han pedido nada en mi nombre. Pidan y recibirán, para que su alegría sea completa.
Juan 16:24 | NVI

SONRISA NO. 10
Cada uno debe dar según lo que haya decidido en su corazón, no de mala gana ni por obligación, porque Dios ama al que da con alegría.
2 Corintios 9:7 | NVI 

SONRISA NO. 11
Es muy grato dar la respuesta adecuada,
y más grato aún cuando es oportuna.

SONRISA NO. 12
Por eso me regocijo en debilidades, insultos, privaciones, persecuciones y dificultades que sufro por Cristo; porque cuando soy débil, entonces soy fuerte.

SONRISA NO. 13

Tú eres mi refugio;
tú me protegerás del peligro
y me rodearás con cánticos de liberación.
Salmos 32:7 | NVI 

SONRISA NO. 14
Alégrense con los que están alegres.

Romanos 12:15 | NVI 

viernes, 5 de enero de 2018

LOS DEDOS DE DIOS

Por: Telésforo Isaac
Obispo emérito Iglesia Episcopal/Anglicana

La mano de Dios tiene  infinitos dedos. Tal vez usted que lee este articulo es uno de esos; más, tenga cuidado de su credulidad  de fungir o pretender ser uno en la diestra de la Suprema Divinidad; porque: “Dios se opone a los orgullosos, pero ayuda con su bondad a los humildes. Humíllese, pues, bajo la poderosa mano  de Dios, para que él lo enaltezca a su debido tiempo”. (I San Pedro 5: 5-6). 

Se habla de la mano de Dios, porque el ser humano no tiene los conocimientos ni la capacidad para definir los semblantes o características  del creador y sostenedor del universo. Dios es espíritu y nos vemos forzados a usar términos y conceptos  humanos para entender las tipologías antropológicas de la Deidad con el fin de señalar los rasgos que se quieren presentar.

La mano de Dios es de inmensurable alcance  y abarca todo lo que existe en espacio y tiempo. Los Dedos de Dios son infinitos, más, se puede decir que los hombres y las mujeres que hacen Su voluntad, son los dedos que están subordinados y forman parte integral de la todopoderosa  mano.

Dada la complejidad  de discernir la naturaleza y operación de la Mano de Dios y las funciones de sus dedos, solo podemos especificar algunas particularidades para identificar precariamente ciertos aspectos que se asumen para determinar algunas  personalidades consagradas que desempeñan funciones creativas, obedeciendo instintivamente a la Divina Providencia.

Es juicioso aunque osado, estipular los criterios para señalar a los seres humanos que son identificables como Dedos de Dios. De todos modos, la lista podría contar con influyentes figuras  de dimensión universal que han demostrado perfiles morales tales como: proceder con voluntad propia;  ser perseverante en las luchas contra lo maléfico; tener imagen de persona humilde; mostrar semblanza de espiritualidad; exponer integridad ética-moral;  dar evidencia lúcida que inculca  sabiduría; exhibir tenencia  de sensibilidad social; fulgurar con testimonio de vida ejemplar que destella las virtudes cardinales de prudencia, justicia, fortaleza y templanza.   

De forma particular, los Dedos de Dios son siervos que han dado al mundo productos y medios para beneficiar a las poblaciones con sus descubrimientos científicos en áreas de la ciencia médica, la tecnología que auxilia las facilidades de la vida, luchadores esforzados para imponer los derechos humanos, teólogos y pastores para esclarecer y reorientar la fe y la práctica de la religión, hábiles y valerosos personajes para lograr la  terminación de la esclavitud y trata de seres humanos,  combativos líderes para la mejoría social del pueblo, activistas que pregonan con efectividad que deben honrar y proteger plantas, animales, medio ambiente, y todo lo creado por la Divina Mano de Dios. 
  
Hay 96 versículos en la Biblia sobre el tema  aludido aquí, pues, aflora tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamentos, exponiendo el referente enunciado: “las obras  de buenos y de sabios están  en las manos de Dios”. (Eclesiastés 9:1).

Desde tiempo inmemorable, las crónicas del homo sapiens dan indicios de ideas y hechos que testimonian  acciones de los entes creados por Dios, y estos pueden ser considerados como dedos de la mano del Gran Poder Divino.

La teología y la tradición judeo-cristianas, dan de hecho que la creación y la soberanía aclaman y certifican la gloria de Dios, y en su benevolencia, la Divina Persona, dignifica al ser humano. (Salmo 8).

No es posible mencionar los nombres de la multitud de hombres y mujeres que a través de la historia pudieran ser catalogados como “dedos de la mano” del Todopoderoso. En verdad, solo Dios sabe quiénes están integrados a esa creativa fuente dinámica de energía cósmica; puesto que: “La vida de los justos está en la mano de Dios”. (Sabiduría 3:1, B. de J).  

jueves, 4 de enero de 2018

REINGENIERIA: EL DESAFIO DE TRANSFORMAR UNA ORGANIZACIÓN

“Nadie remienda un vestido viejo con un retazo de tela nueva, porque el remiendo fruncirá el vestido y la rotura se hará peor.” –Jesús. (Mateo 9:16)

Las organizaciones que quieren permanecer en el tiempo tienen que vivir en proceso de mejora, y más aún, de transformación. A finales del siglo XX, fueron muchos los enfoques gerenciales que revolucionaron  el modo de ser y hacer empresa.

Entre esos enfoques está la Reingeniería, a la que, en su momento, personas  afectadas percibieron más bien de forma negativa por que implicaba la desaparición de puestos y despidos de considerable cantidad de colaboradores.

Se atribuye a Michael Hammer y James Champy  ser los precursores de la reingeniería, a la cual definieron como “la revisión fundamental y el rediseño radical de los procesos para alcanzar mejoras espectaculares en medidas críticas y componentes de rendimiento, tales como calidad, costos, servicio y rapidez de entrega”.

Las instituciones que se abocan a estos procesos de transformación se pueden ver tentadas a “remendar con retazos nuevos (manuales  de políticas y procedimientos nuevos, rediseño de marca, nuevas tecnologías,  etc) un vestido viejo (una mentalidad no abierta al cambio y que hace resistencia a implementarlos, estructuras desfasadas que no encajan, querer implementar novedades con un personal que no ha sido preparado para los mismos…).

Las sabias palabras de Jesús nos enseñan que dichos “remiendos” provocan una “rotura peor”, es decir, las soluciones complican el problema. Por tanto, es recomendable respetar la agenda de cambios que garanticen los resultados, adoptando con firmeza las decisiones pertinentes con las implicaciones que estas tengan.  De lo contrario, la alternativa es la extinción paulatina o repentina de la institución, en perjuicio de muchos.

 La innovación implica en el mejor de los casos, despojarse por completo del traje roto, y revestirse de uno nuevo. 

miércoles, 3 de enero de 2018

LA VIOLENCIA CONTRA LA MUJER: UN ROMPECABEZAS

Ser mujer a veces se asemeja a un diamante enlodado y tirado a un basurero, menospreciado y disminuido en su real valor. Un río de lágrimas está fluyendo a través del mundo. Lágrimas de profundo dolor, decepción, pesar, vergüenza, desesperación…. Las lágrimas que vierten esas mujeres que están aprisionadas por el miedo y la desesperación, víctimas de  abuso y discriminación. Muchas veces, no son amadas a partir del momento que nacen. Rechazadas, a veces abandonadas.  Si calla y soporta es una buena mujer. Si clama por ayuda es muchas veces ignorada. Si enfrenta su situación es rebelde y desobediente. Es un complejo laberinto. Hoy hay mujeres que gritan desde su dolor: “¿Soy objeto de valor para alguien?”  Pero hasta ese grito se apaga cuando el agresor completa el sádico viacrucis, matándolas.

Cuando leo Proverbios 31: 8-9 me siento desafiada:

8 »¡Levanta la voz por los que no tienen voz!
      ¡Defiende los derechos de los desposeídos!
9 ¡Levanta la voz, y hazles justicia!
      ¡Defiende a los pobres y necesitados!»

Al pretender  trazar un perfil de la mujer de hoy, sus responsabilidades y su lucha por salir airosa en las múltiples esferas en las que está envuelta. La vida de la mujer de hoy se parece un poco al rompecabezas (Cubo de Rubick) que cuando al fin tienes armado un lado, te das cuenta que desarreglaste los otros.  Solo cuando conocemos el truco, cuando encontramos el fundamento para componerlo, logramos que todos los lados queden arreglados.

Hay muchos lados que quizá no  estén bajo nuestra posibilidad componer, pero hay uno que sí, es que cada mujer se haga consciente de su propia realidad, la evalúe, la conozca, tome las acciones que le corresponda para poner en orden su propia vida y entonces esté lista para apoyar esta causa, con solidaridad, con influencia, con acciones definidas.

Yo creo que Dios hizo al hombre y la mujer iguales en dignidad, y que a pesar del pecado, y de la tendencia patriarcal de las culturas antiguas, el registro bíblico exhibe una luminosa galería de mujeres que hoy nos sirven de espejo para descubrir  quién es la mujer en la agenda divina.  Es coheredera de la gracia y partícipe de su reino en todas sus manifestaciones.

No hay en la Biblia, correctamente interpretada, ningún apoyo para ninguna acción de violencia contra la mujer, y yo en el marco de la violencia incluyo una serie de mitos como la inferioridad biológica de la mujer, (sexo débil), el mito de la inferioridad intelectual de la mujer, y OH! Pero será posible: el mito de la inferioridad espiritual de la mujer.

La galería de mujeres que en  mi abordaje de la Biblia he encontrado, me presenta damas decididas, valientes, esforzadas, capaces, dignas de confianza, laboriosas, competentes en los negocios, diligentes,  mujeres de fortaleza y resistencia física, eficientes, honorables, sabias,  elegantes, piadosas, misericordiosas…virtuosas.

Jesús sella esta revelación del valor de la mujer y su espacio en la vida espiritual, social y económica de su tiempo. Y pablo sentencia que en Cristo las diferencias que en otras esferas crean sesgo entre hombres y mujeres, ya no existen más.


365 SONRISAS --SEMANA 1--


SONRISA NO. 1
Estén siempre alegres, oren sin cesar,
den gracias a Dios en toda situación,
porque esta es su voluntad
para ustedes en Cristo Jesús.
- 1 Tesalonicenses 5:16-18

SONRISA NO. 2
Porque el Señor tu Dios está en medio de ti
como guerrero victorioso.
Se deleitará en ti con gozo,
te renovará con su amor,
se alegrará por ti con cantos.
Sofonías 3:17

SONRISA NO. 3
Alégrense siempre en el Señor. Insisto: ¡Alégrense!
Filipenses 4:4

SONRISA NO. 4
Alégrense en la esperanza,
muestren paciencia en el sufrimiento,
perseveren en la oración.
Romanos 12:12 |

SONRISA NO. 5
Cuando en mí la angustia iba en aumento,
tu consuelo llenaba mi alma de alegría.
Salmos 94:19

SONRISA NO 6
Éste es el día en que el Señor actuó;
Regocijémonos y alegrémonos en él.
Salmos 118:24

SONRISA NO. 7
Me mostrarás la senda de la vida;
en tu presencia hay plenitud de gozo,
delicias a tu diestra para siempre.
Salmos 16:11

martes, 2 de enero de 2018

DERRIBAR PARA ENTONCES CONSTRUIR


“Mira, hoy te doy autoridad sobre naciones y reinos, »para arrancar y derribar, para destruir y demoler, para construir y plantar». Jeremías 1.10

Arrancar para después plantar: Lo hacen los agricultores todo el tiempo. Se da por sentado que es lo adecuado cuando de cultivar se trata.

Demoler para entonces construir: Vivo en una ciudad en la que está proliferando la edificación de torres de 20 y 30 pisos de altura, tanto condominios para residencias, como edificios comerciales. El detalle que me cautiva de este hecho es que, estos edificios en los que cohabitarán decenas de familias, o transitarán centenares de empleados, suelen ser levantados donde antes había una vivienda de una única familia, a veces de un solo piso, máximo dos.

Entonces, una emblemática casita que veía en mi diario transitar, llega esa mañana en que desaparece bajo la implacable fuerza de una máquina de demolición. Los escombros son luego retirados. Entonces la retroexcavadora comienza a crear un enorme agujero, que será cimiento de la nueva construcción.  Entre tanto esto sucede, hay una historia no planteada, de aquellos que cedieron su hogar y tal vez fueron testigos de su destrucción. Está el ruido y el polvo que los vecinos tendrán que soportar por algún tiempo. Y está la costosa inversión que alguien está haciendo en aras de levantar una obra mucho más transcendente que la otrora casa familiar.

Y entonces pienso en este verso de la escritura, en que Dios dice al profeta Jeremías, respecto de las acciones para las cuales le ha delegado autoridad: Cuatro verbos tienen que ver con devastación: arrancar, derribar, destruir, demoler.  
¿Será que la devastación necesita el doble de acción que la edificación? Tal vez no, pero sí es más dolorosa y  fatalista.  Sin embargo, para obtener mejores resultados, es indispensable. Es la única forma de que ese espacio, con potencial para ser ocupado por algo mejor, esté libre, disponible. Imposible que algo superior pueda surgir sin derribar esa base inadecuada, tal vez desfasada, con vicios de construcción de origen.


Sí, derribar y destruir es en ocasiones un procedimiento doloroso, pero el único método para reconstruir, vidas, familias, organizaciones, naciones. Sin duda, al final de la obra, se mira hacia arriba y con satisfacción se admite, que los primeros cuatro verbos eran imprescindibles para la conjugación eficaz de los últimos dos. 

miércoles, 13 de diciembre de 2017

viernes, 8 de diciembre de 2017

martes, 14 de noviembre de 2017

SIEMPRE, MÁS QUE SIEMPRE


Sé que estás conmigo siempre;
Pero yo contigo, ¡más que siempre!
Trascendiendo al tiempo,
Antes, ahora y después.
Allá y aquí.
En el frío, en el calor,
En la lluvia, y bajo el sol.
Sé que estás conmigo siempre

Y yo, contigo, más que siempre.

GThompson. 14/11/2017

viernes, 27 de octubre de 2017

lunes, 23 de octubre de 2017

SOLEADO


Me he enterado que un par de días atrás
Salió el sol en la ciudad gris
Que los niños salieron
A disfrutar del espectáculo
Y que los adultos se preguntaban
Qué fenómeno era ese.
Yo no  estoy maravillada
Porque mi alma lo sabe muy bien.

martes, 17 de octubre de 2017

TEOLOGÍA DE LA REFORMA PROTESTANTE DE JUAN CALVINO

Por Telésforo Isaac
Obispo Emérito Iglesia Episcopal/Anglicana

El francés Juan Calvino (1509-1564) es considerado el más destacado teólogo de los pensadores y propulsores de la Reforma Protestante.

El histórico evento que se conmemora de los 500 años del inicio del movimiento renovador de la religión católica por Martin Lutero, no puede dejar de remembrar al preeminente teólogo Juan Calvino; pues, él fue quien dio el formato doctrinal e institucional al  movimiento de la Reforma Protestante
Este erudito de la teología cristiana  es señalado como el más consistente pensador de la ciencia de Dios, por su forma sencilla,  directa y fundamental sobre lo que  contienen las Santas Escrituras acerca de la Divinidad de lo que creen y adoran los cristianos.
 
El aporte de Juan Calvino a la doctrina cristiana formula las directrices esenciales que confirman y exponen la plataforma de las normas de la fe y practica confesional del protestantismo. El despliegue de su conceptualización de la soberanía, plan de redención y salvación de Dios, le ha ganado de manera absoluta, el reconocimiento de ser el verdadero ideólogo del movimiento reformador de la religión cristiana. Los elementos presentados con erudición y conocimiento de las lenguas de la Santa Biblia, sirvieron para concretar  la forma de concebir  el proyecto del plan del Creador para la redención y salvación del mundo.

La obra literaria-teológica-doctrinal de Calvino, está en cuatro libros que produjo y siguen un proceso natural y bíblico. El más importante es el conocido tratado, llamado: “Institución de la Religión Cristiana”, por ser la guía principal de la catequesis de los  del movimiento protestante. Estas obras  se conocen como Doctrina Calvinista por ser el conjunto de puntos teológicos que de manera influyente y permanente, han modelado  comunidades de la religión de la Reforma Protestante, y que aún son cultivados en sociedades seculares que abrazan la manera de pensar y actuar civilmente.

Más que una voz protestante, Calvino es un maestro nato de la pedagogía y divulgación del credo de los que aceptan y  confirman su fe en Jesús el Cristo. Esto es así, porque construyó la zapata fundamental de la obra reformadora; y  porque  levantó de manera sistemática las columnas que sostienen el techo de las creencias de las doctrinas del  protestantismo.

Son cinco los puntos más destacados de la Doctrina Calvinista. Se puede citar estos de  manera simplificada:
1.   Depravación total. Énfasis en la gracia soberana de Dios, porque el ser humano está totalmente depravado de la naturaleza moral y necesita ser rescatado y salvado por la intervención divina, y solo Jesucristo puede ofrecer esa gracia. (Romanos 3:10-12). Toda persona depende enteramente de la misericordia de Dios.
2.   Elección incondicional. Por su condición de depravación moral, el ser humano está ciego, prisionero, muerto, y solo el favor divino puede hacer que “nazca de nuevo”, y para eso es elegido para cumplir el propósito de Dios. (Romanos9: 11-13)-
3.   Expiación limitada.  Este tercer punto es central en el concepto teológico de Calvino. Para él la expiación es la verdad central del evangelio y el propósito de la muerte de Jesucristo en la  cruz. Reconoce que Cristo murió para salvar a todo ser humano;  sostiene que Cristo no murió para salvar  a nadie en particular; más, Cristo murió para salvar cierto número de almas a esto le llama la expiación limitada.
4.   Gracia irresistible. Esta punto de afirmación del teólogo lo explica diciendo que: “cuando el Espíritu llama a una persona por su gracia divina, ese llamamiento es irresistible, no puede ser frustrado, es la manifestación irrevocable de Dios.
5.   Perseverancia de los santos. Dado que el ser humano está en total depravación, hay necesidad incondicional, y expiación limitada. En esos casos, Dios hace el llamamiento eficaz y da poder al individuo de permanecer en santidad.

Juan Calvino aprovecho la circunstancia del momento para organizar escuelas, seminario y programas de aprendizajes. Con esto se facilita la comprensión de las Santas Escrituras, y daría pautas de cómo aplicar los principios del evangelio en todas las facetas  del mundo.
El propósito de Calvino fue primordialmente para llevar a los catecúmenos y lectores de sus escritos  a solidificar la fe y tener argumentos concretos para enfrentar y reprochar al enemigo, y los que contradecían  lo que se debía creer de la revelación de Dios.

Lo que presentó Calvino, se basó únicamente en el contenido de la Santa Biblia; pues, el concebía que las Santas Escrituras tenían lo  “completo y suficiente” para la salvación. Dada la formulación teológica doctrinal de la Reforma Religiosa, y con bases en lo formulado por Calvino, la forma de dogma está enmarcada en cinco frases que sirven como columnas de la fe y práctica de la mayoría de los protestantes.

Estos son: 1) Sola scriptura (“solo por medio de la Escritura”); 2) Sola fide (“solo por la fe Dios salva”); 3) Sola gratia (“Solo por la gracia”); 4) Solus Christus o Solo Christo (“Solo Cristo o solo  a través de Cristo”); 5) Soli Deo gloria (“la gloria solo para Dios”).     

La doctrina de la “predestinación” fue tratada por Calvino y es el tema más rechazado por los cristianos de todas las corrientes. La predestinación consiste en que  Dios en su soberanía elige a ciertos individuos para ser salvos. El entendía que la soberanía de Dios no anula la libertad del ser humano; pero fue enfático en creer y señalar las tres principales citas  en que basaba esta doctrina bíblica: Romanos 8:28-29; Efesios 1:5 y Efesios 1:11.
Calvino sustentaba la posición de que Dios elegía a individuos predestinándolos de antemano a “condenación o a salvación”, a pesar del libre albedrío. Esta creencia la tenía también el católico Obispo Agustín de Hipona (354-430), ocho siglos  antes del teólogo protestante.

El tema de la predestinación es una de las doctrinas cristianas más rechazadas por católicos, anglicanos, ortodoxos y protestantes. Sin embargo, en general, el cúmulo de doctrinas presentadas por Calvino perdura a través de los 500 años de iniciada la Reforma. Este conjunto de doctrinas   forma parte integral del código que normaliza el pensamiento, la orientación, y la disciplina de los reformados. Más hay que reconocer que existen múltiples grupos de cristianos que no tienen concepto, no conocen o  ignoran la teología de Calvino que fue fundamento esencial al momento del comienzo y expansión de la Reforma Protestante.


La Doctrina Calvinista ha incidido en la forma de pensar, tener disciplina, rectitud de vida, estímulo para mejorar las  relaciones interpersonales, y ayuda para ver el mundo más realmente en  sus múltiples aspectos. Hizo forjar modelos para gobernar  y ser autónomo y autosuficiente. La divulgación y aceptación del conjunto de normativas del movimiento reformador,   favoreció el desarrollo material, espiritual, y cultural de manera notable. Los conceptos calvinistas han servido positivamente a numerosos países de los más desarrollados, como son los de la parte norte de Europa, Europa  central,  Inglaterra,  y los Estados Unidos de América.

miércoles, 11 de octubre de 2017

LA ANGUSTIA DEL PRÓJIMO



Estoy leyendo hoy  la Biblia en 2 Reyes 4:8-6:23. Es la historia de una mujer que, siendo hospitalaria con un misionero, profeta, hombre de Dios (Eliseo) éste le anuncia como recompensa divina a sus gentilezas, que será favorecida por Dios con un hijo. Efectivamente, el niño viene al mundo un año más tarde. Va creciendo normal, hasta un fatídico día en que grita por dolores de cabeza y en corto tiempo, muere en los brazos de su madre. Esta acuesta al niño en la misma alcoba que había construido y destinado para hospedar al profeta y emprende camino para localizarlo.
Cuando la mujer sunamita llegó angustiada y se aferró a los pies del profeta, éste fue incapaz de descifrar qué la estaba afectando. A pesar de su cercanía con Dios, y de todos los milagros que ya había hecho con aquella doble porción del Espíritu que tenía Eliseo, la mujer tuvo que verbalizar que estaba allí por causa del único hijo que tenía, fruto de una milagrosa promesa de Dios. De ese hijo, ella no lo había pedido aunque obviamente lo anhelaba. Muchos menos podía entender porque habría de perderlo. La angustia de una madre ante la enfermedad de un hijo, más aun es un hijo único, es indescriptible. Necesita apoyo moral, espiritual, y hasta material.

Tantas veces he sido como Eliseo, inconsciente y ajena del sufrir del otro. No siempre es por indiferencia, pero a veces, puede ser egoísmo que no seamos capaces de ver los problemas ajenos con la dimensión que vemos los propios.  En este día oremos que Dios nos permita ser más conscientes del dolor y sufrimiento del prójimo, que nuestro mundo deje de girar un poco menos alrededor de nosotros mismos, y podamos interceder y tender la mano a otros que sufren.