"Si no quieres perderte en el olvido tan pronto como estés muerto y enterrado,escribe cosas dignas de leerse, o mejor aún, haz cosas dignas de escribirse... - Benjamin Franklin


viernes, 10 de agosto de 2018

LA AUTORIDAD DEL MAESTRO




Y se admiraban de su doctrina; porque les enseñaba como quien tiene autoridad. Marcos 1. 22

La mayoría de los adultos que hemos tenido el privilegio de estudiar, podemos mencionar personas que influyeron positivamente en nuestras vidas a la sombra de las aulas.  Podemos citar sus cualidades y las cosas que aprendimos de ellos y prodigarles agradecimiento. Algunos maestros son tan insignes, que es motivo de orgullo haber estudiado con ellos.

Jesús, como maestro, fue un fenómeno de popularidad nunca antes visto. Causaba  admiración y asombro en los que prestaban atención a su sabiduría. Se maravillaban y ocasionalmente cuestionaban cómo era posible, ya que Jesús se había criado en Nazaret, un lugar que, en contexto equivaldría a un barrio marginado y de bajo perfil en cualquiera de nuestras ciudades.

Jesús solía enseñar los  días de reposo en una sinagoga, (que era el lugar donde los judíos se reunían para rendir culto).  El evangelio resalta que Jesús enseñaba como quien tiene autoridad. Si bien como Hijo de Dios podríamos hablar de una atribución propia de su jerarquía, se trata de una autoridad moral y espiritual reconocida por  sus seguidores.

La autoridad de Jesús deriva en poder, aun para acallar al maligno; porque, cuando se está cumpliendo con el propósito de Dios, se presentará oposición, a veces clara, desafiante  y abierta. Para enfrentarla y descalificarla, el maestro ha de contar con  poder de influencia y calidad moral.

Se espera que, quienes ejercen la función de maestros, sea como profesión, vocación o ministerio, sean capaces de modelar con sus vidas las enseñanzas que imparten, dejando huellas significativas en sus alumnos o discípulos.

La autoridad que se gana, vale más que la que se impone.

Georgina Thompson, República Dominicana. (Tomado de Alimento Para el Alma, 10 de Agosto 2018)

sábado, 4 de agosto de 2018

LA VIDA POR CAPITULOS

Es difícil hallar un libro que no esté bosquejado y demarcado por unidades de pensamiento,  segmentos  o secciones que marcan un punto de transición, de descanso o de pausa. Les llamamos capítulos. Unos pueden ser más largos que otros, unos pueden ser más interesantes que otros. Algunos, hasta el mismo autor luego evalúa que pudo haberlo mejorado, u obviado, pero ya! … fue publicado.

La vida está llamada muchas veces a ser así, una secuencia de etapas y capítulos. Pero tal vez a un escritor le sea más sencillo decidir cómo concluir una sección de su obra e iniciar la siguiente, que a un ser humano decidir que es tiempo de cambios en su dinámica de vida.  

¿Cómo afrontar la incertidumbre que le causa a uno tomar decisiones relevantes en la vida? 

Muchos hablan de una zona de confort, dónde uno está en terreno conocido, y el temor al riesgo de cambiar lo paraliza.

Muchos hablan de que, aunque haya mil razones para cambiar porque el presente sea insatisfactorio y hasta traumático, nos auto engañamos pensando que va algo mejorar en breve tiempo. Aguantamos  y aguantamos mientras rumiamos intenciones de cambio intercaladas de sinsabores. Es como  que hemos caído en un pozo, y no intentamos siquiera salir, sino que hacemos que el pozo sea tan tolerable como sea posible, nos acomodamos a lo difícil y buscamos la gratificación que allí sea posible encontrar.

Dice la Biblia que, la esperanza que se demora es tormento del corazón (Proverbios 13.12). Así, nuestro corazón desfallece y nuestra vida se extingue en un lapso que prolongamos por miedo a asumir que cada cambio implica pérdidas, pero también nuevas ganancias. Podemos perder beneficios, podemos perder afectos, pero también podemos liberarnos de situaciones que, de continuar podrían llevarnos a un verdadero abismo. Podríamos ganar ser más coherentes con nosotros mismos. Podríamos ganar paz.

Hay que orar, buscar consejo, evaluar ese balance de ganancias y pérdidas y saber cuándo es tiempo de asumir riesgos. No digo que es fácil, no digo que hay garantía de haber decidido bien. Pero si no se intenta, no habrá nunca forma de saberlo. ¿Por qué no darnos la oportunidad de vivir la experiencia? Si estamos en ese trance, ¿Por qué no comenzar a escribir ese nuevo capítulo en nuestra vida ya mismo?


Gthompson, Agosto 4, 2018

jueves, 26 de julio de 2018

CRONICA ANUNCIADA DE LA MUERTE DE UNA IGLESIA


Yo no soy pastora  ni hija de pastores para juzgar congregación alguna. Ni soy doctora ni hija de doctores para hacer diagnósticos sobre el estado de salud de ni de la gente ni de una congregación. Pero 33 años en el evangelio, habiendo servido en múltiples áreas, desde dar clasecitas de patio, evangelizar tocando de puerta en puerta, enseñar en la Escuela Dominical, y participar de cultos en incontables iglesias de diversas denominaciones y en varios países a los largo de estos años, me sirven de argumento para testificar de lo que he visto y oído. 

Y entre las cosas que he visto y oído, mas espero que no nos suceda a nosotros, pienso en esta, que cito del libro SEMBREMOS IGLESIAS SALUDABLES:

“Es un hecho conocido que muchos movimientos comienzan con entusiasmo y vigor, pero se van institucionalizando y pierden la visión y el espíritu de sacrificio que tenían al principio. Comienzan como un MOVIMIENTO, lleno de iniciativa y espíritu misional. Luego organizan todos los aspectos del trabajo y forman una MAQUINA, que bien engrasada logra mayores resultados conservando el espíritu inicial.

 En cierto momento la institucionalización lleva a la organización a mirar hacia adentro y depender del pasado y se forma como un espíritu de tradicionalismo al estilo MONUMENTO. En esta etapa la organización gasta la totalidad de sus recursos en mantenerse ella misma. A la postre, como tantas catedrales europeas, termina siendo un MUSEO.”

Está claro que la iglesia es la gente, no el edificio. Pero los edificios que otrora fueron espacios de adoración y proclamación, y hoy distan que serlo, son un triste reflejo de retroceso espiritual. Pena de la vida. 

jueves, 19 de julio de 2018

MOVIMIENTO LAUSANA ANUNCIA WEB SITE EN ESPAÑOL


NOTICIAS RECIBIDAS DEL DIRECTOR HISPANO DEL MOVIMIENTO LAUSANA. 

Escribo estas líneas con enorme gratitud. No puede ser de otra manera por el hito que significa contar con el sitio web de Lausana en castellano. Esto es así porque representa el esfuerzo de muchas personas a través de un largo tiempo. 
Destaco especialmente el aporte y compromiso de Lausana España para llegar a este momento. ¡Sin ellos no lo habríamos alcanzado! En el blog que escribe nuestro amigo Jaume Llenas apreciarán más de la tarea que esto ha llevado. 
Nuestra lengua es la segunda en el Movimiento de Lausana, luego de inglés, que cuenta con más materiales traducidos y recursos disponibles. Esto nos permite tener una herramienta de excelencia, pero en realidad es más que eso. A partir de ahora tenemos una caja de herramientas que por su contenido, calidad y uso resultará fundamental para pensar y hacer la misión a la que hemos sido llamados.

Visite el nuevo Lausanne.org en español
Nuestros registros indican que su principal idioma de preferencia es el español, así que nos complace poder enviarle ahora los siguientes materiales en español de acuerdo con sus suscripciones por e-mail:
  • Novedades de líderes de Lausana (mensual)
  • Análisis Mundial de Lausana, nuestra publicación enseña (cada dos meses)
Confirme por favor cuáles e-mails desea recibir de Lausana en español cliqueando aquí. (Si prefiere recibir comunicaciones solo en inglés, por favor modifique su configuración del idioma.)
Celebramos desde América Latina con nuestros amigos de España y de otros lugares del mundo hispanohablante este enorme paso. Sigamos conectados para la misión. Sigamos influyendo para la misión.
Comparta por favor esta buena noticia con sus amigos hispanohablantes que estarían interesados en recibir comunicaciones de Lausana en español dirigiéndose a www.lausanne.org/es.

¡Sigamos!
Daniel Bianchi
Director Regional del Movimiento de Lausana para América Latina

jueves, 12 de julio de 2018

A FAVOR DE LA VIDA

LECTURA: JEREMÍAS 1: 4-10

Antes que te formase en el vientre te conocí, y antes que nacieses te santifiqué, te di por profeta a las naciones.” V. 5

Un reportaje publicado en Internet captó mi atención al reseñar los casos de personas destacadas o famosas en distintas facetas del quehacer humano ( el arte, las ciencias, los negocios, etc), quienes  tienen en común que, de alguna manera, estuvieron en el corredor de la muerte, antes de nacer: Por diversas circunstancias, sus madres consideraron abortar o se les recomendó que lo hicieran.

Hoy día la controversia ética, médica y espiritual respecto al aborto sigue siendo intensa. Médicos conscientes reconocen que desde el momento mismo de la concepción puede afirmarse que la vida humana comienza.  En el llamamiento que Dios hace al profeta Jeremías, hallamos una hermosa declaración de Dios que sustenta nuestra responsabilidad y  deber de defender el valor de la vida: no somos producto del azar.

 El Dios eterno y todopoderoso creador, que está en dominio de todas las cosas, sean grandes o pequeñas, es quien forma al ser humano en el vientre de la mujer. Tanto  Jeremías como otros personajes de la Biblia se describen como destinados para una causa desde antes de nacer.

Es alentador entender que Dios tiene un propósito con cada bebé que viene a este mundo y aunque se llegue o no a ser exitoso social o materialmente, cada ser humano tiene la oportunidad vivir una vida plena de significado, sentido y propósito. Aunque la misión que nos toque pueda ser difícil, Dios nos equipa y acompaña; podemos obtener de él la sabiduría y dirección para conocer nuestro llamado y llevarlo a cabo.

Dios tiene un plan para mi vida.

Georgina Thompson, República Dominicana.

Tomado de alimento Para el Alma 10 de Julio 2018      

sábado, 30 de junio de 2018

¿SE PUEDE ESTAR SEGURO DE LA SALVACION?


A veces me pregunto: ¿Por qué una persona puede dudar de la seguridad de su salvación? ¿Por qué hay momentos en que teme que su alma se pueda perder si entiende haber dado el paso de fe, de confesar sus pecados y pedir a Jesús que le salve?  ¿Cómo pensar que hoy puedo sentirme salvo y mañana no? 

Y me respondo que tal vez lo estamos planteando como si la salvación dependiera de la persona y no de la obra de Cristo.

Y me respondo también  con el argumento que escucho con frecuencia de cómo una persona que ayer  fue --a la vista de todos--, un fiel cristiano, hoy anda hundido en una vida mucho más deplorable que la que tuvo antes de  en la fe, ¿Se le puede considerar salvo?

Oídas y ponderadas las voces de quienes dudan y respetando sus razones, expreso que yo creo en la seguridad de la salvación. Creo que  la salvación es por gracia[1] (regalo no merecido) y  aun la fe que se profesa es un don de Dios. La salvación no es posible por nuestras propias obras o méritos personales, es un regalo de Dios que se recibe por fe (Creer y aceptar lo que Dios me ofrece).  

Creo que la salvación está basada en la obra de Cristo. Creo que su sacrificio sustitutorio es eficaz, único y suficiente. Creo que el Espíritu Santo sella[2] a los que creen y está es la garantía de que hemos pasado de muerte a vida.

Pablo, el apóstol, en su segunda carta a Timoteo afirma: “Yo sé en quién he creído y estoy seguro que es poderoso para guardar mi depósito para aquel día”.  Expresa certeza, convicción y conocimiento cierto de en quién (Jesús) había depositado toda su esperanza, toda su confianza. Dice estar seguro (además de saberlo, es capaz de experimentar seguridad). Ese depósito significaba que su vida estaba en manos de Dios por la eternidad. 

El creyente que se aleja, lo puede hacer temporalmente, el como hijo pródigo, pero no tarda en volver en sí y regresar al hogar de padre. El que nunca regresa, habría que preguntarse alguna vez realmente fue hijo, habría que preguntarse si una vida religiosa, aparentemente piadosa equivale o no  a una vida transformada por el poder de Dios.

El Espíritu Santo nos faculta para vivir una vida que agrade a Dios, proveyéndonos una nueva naturaleza; pero el apóstol Juan también hace notar que nuestra naturaleza caída está presente y aun siendo salvos viviremos en una lucha contra el pecado que quiera prevalecer en nuestras vidas. [3] Que conste, no hay licencia para pecar.  Juan nos escribe para que no pequemos (deliberadamente) y en caso de hacerlo, Jesús es nuestro abogado, al lado del Padre, intercediendo por nosotros.

En resumidas cuentas, yo creo que se puede estar seguro de la salvación, por los méritos de Cristo!




[1] Efesios 2:8-9
[2] Efesios 1.13-14
[3] 1 Juan 1. 5-10

martes, 26 de junio de 2018

JOYAS DE PAPEL: MARGIN ( MARGEN)


“MARGIN”,  restaurando las reservas  emocionales, físicas, financieras y de tiempo de la vida sobrecargada, del autor Richard A. Swenson,    es una importante recomendación de lectura que he recibido. El libro es publicado en inglés.  Su lectura atrapa enseguida si usted se siente fotografiado en el cuadro que el autor plantea en el mismo primer capítulo.  Los que ondeamos la bandera de que vivimos “al máximo de nuestro potencial”, podemos terminar desesperadamente intentando recuperar los márgenes que una vez cedimos.  

Una sinopsis de la obra nos indica qué encontraremos durante su lectura:

“El margen es el espacio que alguna vez existió entre nosotros y nuestros límites. Este libro es para cualquiera que anhela el alivio de la presión de la sobrecarga. Reevalúe sus prioridades, determine el valor del descanso y la simplicidad en su vida, y vea de dónde proviene su identidad. Los beneficios pueden ser buena salud, estabilidad financiera, relaciones satisfactorias y disponibilidad para el propósito de Dios.”

Richard A. Swenson prescribe:

Síntoma: dolor
Diagnóstico: sobrecarga
Receta: margen
Pronóstico: salud.

Este resultado, salud,  dependerá en mucho de si uno considera que vivir sin márgenes es una enfermedad o no y en consecuencia, ver si está dispuesto a tomar la prescripción.  Seguiré leyendo a ver cómo me va.


domingo, 24 de junio de 2018

MIRA HACIA ARRIBA


No importa cuánto un ser humano haya pecado,
No importa cuánto un ser humano haya fallado,
No importa cuán bajo un ser humano haya caído.
Si en su alma un hálito de conciencia le hace sentir
su necesidad de Dios,

Puede mirar hacia arriba,
Puede llamar al altísimo
Puede pedir ser perdonado
Puede pedir ser rescatado
Puede pedir ser sanado
Puede pedir nacer otra vez.

El amor de Dios restaura
Su misericordia siempre será más abundante
que nuestra maldad.
Y el poder de la sangre de su hijo Jesús
Es suficiente
Es eficaz
Está disponible siempre.

Mira hacia arriba, llámalo.

GThompson, 24/062018

viernes, 22 de junio de 2018

SOLIDARIDAD COMO ESTILO DE VIDA


Los pobres siempre estarán con nosotros, dijo Jesús. La historia humana ha transcurrido en ese calamitoso escenario de desequilibrio entre riqueza y pobreza. Pero es una condición acentuada por nuestro egoísmo y pecado como seres humanos. Si me dejo contagiar del sentir de Dios, de la compasión que siempre él ha modelado,  aun cuando mi ser insista en ser egoísta y autocomplaciente, hay una vocación, un llamado de conciencia que me hace infeliz si no presto atención a la necesidad que me rodea.

En la medida en que crecemos espiritualmente, la solidaridad se impregna y se entreteje en nuestra existencia y se transforma en un estilo de vida.  Hay que ser solidarios con otros, no considerarnos distintos o superiores, sino seres humanos iguales. Dios nos ha creado para vivir en comunidad y nos ayuda por medio de su Espíritu Santo para realizarlo en formas que resaltan nuestra solidaridad humana. .  La Escritura, nos insta  “Abre la mano a tu hermano”[i]

La solidaridad de este estilo de vida no es solamente para los que son como uno, sino que hay una habilidad especial para identificarse con el necesitado y ayudarlo a suplir sus necesidades específicas. Cristo demostró por su manera de vivir solidaridad con la gente de su tiempo. Era conocido como amigo de pecadores, y dio su vida por ellos. Nosotros podemos demostrar solidaridad con todas las personas porque todos necesitamos el perdón y la fuerza que él puede darnos. Podemos compartir la carga de otra persona, a pesar de nuestra propia debilidad, porque Cristo nos ayuda a sentir esta hermandad con la persona, y nos da fuerzas para actuar. Podemos alentar a otros aun cuando nosotros también necesitamos ser alentados.

Cuanto más solidarios somos, cuanto más amamos, cuanto más respetamos a las personas, cuanto más compartimos las necesidades de otros, más crece nuestra solidaridad. En esta forma, por medio de nuestro estilo de vida, es que provee esperanza. No es una vida amargada, pesimista, viendo todo negativo y catastrófico. Responde positivamente a las enseñanzas de la Biblia en cuanto a la esperanza que debemos incorporar en nuestra vida diaria.


[i] Deuteronomio 15:7-11


jueves, 21 de junio de 2018

ME TUVO POR FIEL

La palabra “ministerio” es una palabra muy mal entendida hoy. Todos los creyentes están en el ministerio. En realidad, debemos decir que ninguno de nosotros está fuera del ministerio si somos hijos de Dios. Es decir, que cada creyente tiene un ministerio, y la palabra que se utiliza aquí es la misma palabra que se usa para la palabra “diácono”, digamos de paso. Y esa es una palabra muy hermosa que tenemos. Él está diciendo aquí: “Doy gracias a Cristo Jesús, nuestro Señor porque me tuvo por fiel poniéndome en el ministerio”.

Todos nosotros somos ministros; cada creyente es un ministro del Señor Jesucristo. Pablo hasta llama a los gobernantes, ministros. Ellos son ministros de Dios, ya que esta gente ha llegado a ocupar ese lugar de poder, gracias a los votos de los demás. La gente le dio ese cargo; pero, amigo oyente, creemos que Dios está en control, y muchas veces dirige lo que ocurre aquí con esta humanidad en la tierra. Y ese hombre, no importa quién sea él, es un ministro de Dios. Así es como ese cargo debería funcionar.

 Ahora, si funciona así o no, no es lo que estamos  tratando aquí en realidad. Lo que queremos enfatizar es que usted es un ministro. A usted se le ha encomendado un servicio que cumplir. Pablo le está dando gracias a Dios porque Él le ha colocado en un servicio, que en su caso en particular, era el ser misionero.

(Notas del estudio de hoy Jueves 21 de Junio en el programa “A Través de la Biblia”)

martes, 19 de junio de 2018

365 SONRISAS, SEMANA 21


SONRISA NO 141
 


SONRISA NO. 142

Por doquier la queja es por el calor agobiante, que nos hace sudar y deshidratarnos, que nos resta energías y nos potencia la sensación de sed; esto me guía a reflexionar acerca la sed espiritual, y pensar en Dios como esa fuente de agua viva que sacia la sed más aguda y desesperante. Es fácil verificar la necesidad, la sed espiritual de la gente. Jesús lo notó y tuvo compasión de las multitudes, porque las vio desamparadas y dispersas como ovejas que no tienen pastor. Muchos tratan de saciarse con placeres, dinero, drogas y otros vicios, sin entender que la única fuente que llena, que sacia al sediento es la de agua viva, que salta para vida eterna. Esa fuente es Jesucristo. El dijo, “si alguno tiene sed, venga a mí y beba”
 Mi deseo es que siempre tengamos sed, pero solo de Dios, para estar siempre buscando más y más de su presencia, donde hallamos plenitud de gozo, delicias a su diestra para siempre.


SONRISA 143

En la escuela el profesor de Literatura le pregunta a uno de los estudiantes que atiende a su clase:
- Ortega, ¿por qué le ha puesto acento a la palabra "calor"?
- Es que he oído en la radio que en estos días el calor se acentúa.


SONRISA 144

La pareja de novios camina enamorados por el parque. La novia en tono romántico le dice a su enamorado:
-Mira amor, ¡las nubes cubren la luna!
El muchacho responde melodiosamente:
-¡Es que la luna tiene celos de tu belleza y se esconde tras las nubes!
Pasan los años. La misma pareja. Ya casados caminan por el viejo parque. Ella al ver el cielo le dice a su esposo:
-Mira mi amor, las nubes tapan la luna. ¡Eso es porque está celosa de mi belleza!
A lo que responde el barrigón y aperezado marido:
-¡Déjate de bobadas! Lo que pasa es que va a volver a llover, ¡busca un taxi!

SONRISA 145

– ¿Qué hace un tacaño si tiene frío?
– Se pone al lado de la estufa.
– ¿Y si tiene mucho frío?
– La enciende.

SONRISA 146

"Manolo, ¿qué tal tu viaje a Londres?"
"¡Jo! El clima es pésimo. Fui a comer a un restaurante al aire libre y de pronto comenzó a llover".
"¿Te mojaste?"
"¡Hombre, eso fue lo de menos, lo malo es que tardé como dos horas en terminar con la sopa!"

SONRISA 147

Dos conocidos se encuentran por la calle:
- ¡Hola! Tanto tiempo...¿Cómo estás?
- Muy bien, muy bien, ¿y tú? ¿Qué planes tienes para las vacaciones?
- Tengo ganas de ir a disfrutar el verano de Madrid, como el año pasado.
- ¿Has ido a Madrid el verano pasado?
- No, pero también tenía ganas de ir.

SONRISA 148


Ayer hacía tanto frío que hasta vi a un político con las manos en SUS propios bolsillos...

PRUEBAS Y PRUEBAS, ¡CUANTAS PRUEBAS!


Si en algún momento creemos y decimos que el camino del evangelio en esta vida está libre de sufrimiento, nos equivocamos. Las pruebas llegan mientras camínanos con Dios. El apóstol Santiago dice: “Hermanos míos, tengan por sumo gozo cuando se encuentren en diversas pruebas” [i] 
Diversas pruebas= problemas de toda clase. No todos tendrán los mismos desafíos, pero para cada creyente hay un propósito en medio de esa prueba.

Para crecer en medio de las pruebas es necesario entender qué significa el gozo en este contexto, es como si Dios nos dijera “Regocíjate, porque estoy a punto de comenzar un trabajo en tu vida”  Ese gozo es la convicción anticipada del resultado que Dios ha de producir: un carácter maduro.  Las pruebas son permitidas por un Dios soberano para desarrollar en nosotros un carácter cada vez más parecido a Cristo y menos parecidos a nosotros mismos.  Las pruebas son pues, ese  método que, aunque doloroso, nos ayuda a mantenernos espiritualmente en forma.

Para salir airosos de las pruebas es necesario pedir sabiduría a Dios. Esto requiere humildad de nuestra parte, porque de lo contrario estaremos luchando en nuestras propias fuerzas e intentando resolver las dificultades conforme a nuestro limitado entendimiento. 

Asimismo es necesario creer que Dios nos dará sin reservas esa sabiduría que necesitamos para así obtenerla de hecho. Así evitamos ese dilema de pedir ansiosamente a Dios por ayuda, mientras al mismo tiempo dudamos que él vaya realmente responder. El doble ánimo, la inconstancia y la duda, son parte de las flaquezas de nuestro carácter que deben desaparecer en  la prueba y son sustituidos por la paciencia y la perseverancia.


[i] Santiago 1.1-8


jueves, 14 de junio de 2018

DE COMPRAS: MUJER Y CONSUMO


Pasillando por un mall  buscando ropa masculina, me hicieron notar que, en términos de tiendas la proporción de oferta para mujeres es un 80% contra un 20% de tiendas para hombres.  La gran cantidad de llamativas vitrinas tienen de todo para las chicas y quizá al fondo, en algunos locales,  los últimos pasillos tengan  un área para caballeros.

Aunque recientemente ha habido informes de estudios de mercado que parecen revelar que los hombres gastan más dinero en compras  que las mujeres, sigue siendo obvio que la mujer, además de ser por tradición usada como objeto publicitario, también es el target por excelencia para ofertas de consumo masivo.

La mujer es la que más frecuenta y la que más tiempo permanece en las tiendas. Esto hace que seamos  blanco de bombardeo publicitario que nos incita a consumir, desde el detergente para lavar hasta el café, desde un alfiler hasta el más lujoso juego de colchas para el aposento, desde una media pantyhose hasta la fina cartera, el perfume, maquillaje, cremas,  la última tendencia de la moda en ropa, las joyas y todo un mundo de artículos que, según nos apremian los anunciantes, necesitamos para hacernos la vida llevadera y placentera. 
Las madres de pequeños, se obsesionan a veces con comprarles cantidades de  ropa nueva a los chiquitos… ni hablar de utensilios para el hogar...  Pero, ¡tengamos cuidado!, porque las personas de estratos promedio y de escasos recursos, no disponemos de ingresos tan estables como para gastar impulsivamente  en todo lo nuevo y brillante que nos ofrecen.

Lo ideal es que no compremos por emoción. Si gastamos de acuerdo a un presupuesto previamente calculado, si hacemos una lista de las cosas que necesitamos, y en esa lista vamos colocando en primer, segundo y tercer lugar las cosas realmente indispensables, prioritarias o de mayor urgencia en el momento, entonces estamos procediendo con sabiduría y prudencia.

Es muy fácil, (Confieso que me ha pasado), entrar a una tienda  buscando uno o dos productos, y salir con tremenda cantidad de paquetes, habiendo gastado más dinero de lo aceptable o engrosando el balance a pagar de una tarjeta de crédito.  A veces, un dinero que era para otro propósito. Luego viene el lamento. ¿Qué paso? Viste algo que te gustó tanto, que no lo puedes dejar. Viste los productos de oferta, un vendedor estratégicamente ubicado te ofrece la oferta de su marca y, sea porque crees en su propuesta o por cortesía, también adquieres dicho producto.  Eso, puede definirse como falta de control.  
Hoy día el síndrome del consumismo es 360 grados. No solo hay que llegar a la tienda para experimentar las tentaciones. El mundo inmenso de las tiendas virtuales  quitó toda restricción de espacio y tiempo para gastar dinero compulsivamente.

Los principios de educación financiera nos recuerdan que debemos vivir y adaptarnos a un presupuesto, que debe prever cuánto podemos gastar en proporción a nuestros ingresos reales. El no adaptar nuestros niveles de consumo a nuestras  reales posibilidades implicará sobre endeudamiento, y muchas veces implica flaquezas en otras área de nuestro carácter ( vanidad, pretensión, inmadurez, etc).  Aun contando con holgura económica es un pecado desperdiciar dinero comprando desmedidamente.
  

En este orden, me gusta como referencia la mujer virtuosa de Proverbios 31, de la cual la Biblia establece que era cautelosa como consumidora, adquiría las cosas de la mejor calidad y precio y las aprovechaba al máximo, administrando todo para que su familia estuviese satisfecha y bien atendida. 

miércoles, 13 de junio de 2018

AQUIETAME, SEÑOR

Aquiétame, Señor.
Tranquiliza los latidos de mi corazón
con la quietud del pensamiento,
Estabiliza mi paso apurado
con la visión del eterno alcance del tiempo.
Dame, entre la confusión del día,
la serenidad de las colinas eternas.
Aquiétame, Señor.
Rompe la tensión de mis nervios y músculos
con la música apaciguadora de las corrientes cantarinas
que viven en mi memoria.
Enséñame el poder mágico y restaurador del sueño.
Aquiétame, Señor, y enséñame
el arte de tomar minutos de descanso
para mirar las flores, acariciar a un perro,
conversar con una amiga,
leer unas cuantas líneas de un buen libro.
Aquiétame, Señor, y enséñame
a mandar mis raíces a la profundidad
del alma de los valores perdurables de la vida,
para que pueda crecer hacia las estrellas
de mi más grande destino.
Aquiétame, Señor.
¡Oh! El Sabbath descansa en Galilea
¡oh! Tranquilidad de las colinas;
donde Jesús se arrodilló a compartir contigo
el silencio de la eternidad,
interpretado por amor
Mediante el calor de nuestro deseo,
danos el hálito de
tu quietud y tu bálsamo
deja que la carne se adormezca y los sentidos se retiren
habla a través de los terremotos, el viento
y el fuego,
¡oh! Pequeña voz de la calma.

--Desconozco su autor--

viernes, 8 de junio de 2018

¿EN MI OTRA VIDA?


Mientras almorzábamos con un amigo,  y hablábamos de comida, solté una frase que le chocó “ En mi otra vida yo fui buena cocinera”.  Dije, y en realidad esperaba que le chocara, pues implicaba cierta broma, que tras de si implicaba una extraordinaria verdad.  Su reacción fue inmediata: ---¿Cómo que en tu otra vida? ¿Qué otra has tenido?

¡Oh amo  la riqueza de la semántica, que permite que una misma frase pueda tener significados profundamente distintos!

Y entonces le  expliqué mi punto: Si bien el tema de cocinar  no era relevante en el sentido de mi planteamiento, me sirvió de puente para verbalizar lo ciertamente significa “mi otra vida”: Mi otra vida, fue Antes de Jesús.  Yo no soy la misma Después de Jesús.

Jesús me dio vida cuando estaba muerta en delitos y pecados.[i] Mi  nueva vida en Cristo implica renunciar cada día a mi estilo de vida antiguo.-  La Biblia, la Palabra de Dios, nos ordena despojarnos del viejo hombre,[ii] de la vida vacía, vana, carente de sentido.  Esa vida de ceguera espiritual, de insensibilidad al bien y tendencia al mal. Esa era la otra vida. Despojarnos, como un mendigo al que le regalan ropa nueva, se quita los sucios harapos, se asea y viste lo nuevo. Despojarnos  es un proceso de arrepentimiento y sumisión a Dios a partir del momento de la salvación.

Mi nueva vida es integral: Dios me salva en espíritu, alma, cuerpo y mente.  Renueva mi mente, me da una nueva identidad, conforme a la justicia y santidad de la verdad. Es un nuevo vestido, un nuevo andar, un nuevo idioma, nuevas actitudes y nueva moral, de la oscuridad a la luz.

“De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es, las cosas viejas, pasaron, he aquí todas son hechas nuevas”  2 Corintios 5.17

GThompson, 5/jun/2018


[i] Efesios 2.10
[ii] Efesios 4.24-25