"Si no quieres perderte en el olvido tan pronto como estés muerto y enterrado,escribe cosas dignas de leerse, o mejor aún, haz cosas dignas de escribirse... - Benjamin Franklin


viernes, 29 de julio de 2016

EL DOLOR DE ESTAR MUERTO



Por Juan Vega Gonzáles

Hace años vi en una película de horror que le preguntaban a un zombi capturado porque comía cerebros.
Su respuesta fue: “Para evitar el dolor…”.
Cuando le preguntaron ¿el dolor de qué? Respondió: “¡El dolor de estar muerto!”.

Al igual que el zombi de la película, muchos seres humanos no soportan la idea de estar solos y presentes en sus vidas.
Los medios de comunicación y el sistema educativo han contribuido a crear una sociedad que se encuentra más solitaria que nunca.
El proceso de recuperación de esa soledad existencial, requiere de una buena dosis de amor, que haga sentir a la persona que no está sola, que sus seres queridos la aman y están con ella.
Pese a las dificultades que pueda haber, la vida es demasiado fugaz como para darnos el lujo de no aprender a disfrutarla.

Puede iniciar aplicando la enseñanza que nos dejó Jesús “ama tu prójimo como a ti mismo”; para lo cual el primer paso es aprender a amarse uno mismo.  Cuidar el balance de: cuerpo (comida sana, ejercicio), mente (actitud positiva, automotivación) y espíritu (paz interior y felicidad plena en el corazón).

La vida se construye cada día, y puede enriquecer sus relaciones personales brindándole a las otras personas:

    Pensamiento positivo y abierto al entendimiento.
    Palabras amables y oído atento.
    Corazón comprensivo, compasivo y en paz.

El principio básico es evitar hacer daño (a uno mismo y a los demás), para lo cual le podría ser útil seguir los siguientes consejos:

Agradezca lo bueno de la vida, trátese con amor y bondad y comprenda que la energía universal que nos relaciona a todos está constituida de amor.
Desconfíe de los mensajes internos que le inciten a hacer daño. Reconozca a las personas que le aman, y compruebe permanentemente su lectura de la realidad (la verdad es personal, y las otras personas no tienen por qué ver las cosas como usted las ve).    Decida disfrutar de su vida encontrando su propósito.  Algo que ame/en lo que sea bueno(a), que el mundo necesite y por lo cual esté dispuesto a pagar.

No son las enfermedades las que matan, son las toxinas generadas por el estrés, la mala alimentación y vida sedentaria, las que nos hacen sentir “el dolor de estar vivos”.

– Aprende más en: www.123libertadfinanciera.com

jueves, 30 de junio de 2016

EL PROFESOR



La frase de hoy en mi agenda me obliga a hacer un paréntesis en mi jornada para dejar unos comentarios por aquí: 

Hay que educar al hombre para que respete las leyes. Sin leyes no hay sociedad humana, y las leyes solo tienen valor si cada persona las acepta, las respeta y las hace respetar”

Nada que agregar a la cita, pues quiero enfocarme en su autor: Juan Bosch Gaviño, destacado  e ilustre ciudadano dominicano, líder político fundador de dos partidos de larga trayectoria e incidencia en la historia de la democracia dominicana; presidente de la república, y consagrado escritor, con un talento extraordinario en los géneros narrativos; pero muchos le aprecian, más que en ninguna otra faceta, en su condición de educador; por eso, con solo decir “El profesor”, se infiere de quién estamos hablando.  

 En este día, que también es día del maestro en República Dominicana,  se conmemora su natalicio, pues vino al mundo el 30 de Junio de 1909. Su legado enriquece la identidad dominicana.

sábado, 25 de junio de 2016

MAESTRO DE MAESTROS Y SANADOR COMPASIVO

La mayoría de los adultos que hemos tenido el privilegio de estudiar, podemos mencionar personas que influyeron positivamente en nuestras vidas a la sombra de las aulas.  Podemos citar sus cualidades y las cosas que aprendimos de ellos y prodigarles agradecimiento. Algunos maestros son tan insignes, que es motivo de orgullo haber estudiado con ellos.

A algunos de ellos los recordamos con real admiración; esa precisamente es la reacción que causaba Jesús en los que prestaban atención a su sabiduría.  Se maravillaban y ocasionalmente cuestionaban cómo era posible, ya que Jesús se había criado en Nazaret, un lugar que, en contexto equivaldría a un barrio marginado y de bajo perfil en cualquiera de nuestras ciudades.

Jesús solía enseñar los  días de reposo en una sinagoga, (que era el lugar donde los judíos se reunían para rendir culto).  El evangelio resalta que Jesús enseñaba como quien tiene autoridad.  

La autoridad de Jesús deriva en credibilidad y poder; poder  aun para acallar al maligno; porque, cuando se está cumpliendo con el propósito de Dios, se presentará oposición, a veces clara, desafiante  y abierta. Para enfrentarla y descalificarla, el maestro ha de contar con  poder de influencia y calidad moral. Jesús, el maestro es un fenómeno de popularidad nunca antes visto.[i]

EL SANADOR COMPASIVO.

Jesús escucha, observa con compasión a quien le busca afectado de salud, toca y sana al enfermo. Nunca es indiferente. También de esto se corre la voz y la masa humana necesitada de sanidad abarrota los lugares de estancia del maestro.[ii]

Jesús era más que un hacedor de milagros. Las señales eran parte del mensaje, pero no eran su objetivo final.  Por eso, en salud y en enfermedad, nuestra esperanza debe trascender los límites de esta naturaleza limitada y  vulnerable, frecuentemente amenazada de dolencias, que caracteriza al ser humano. Jesús tiene la verdadera fórmula de la inmortalidad.




[i] Evangelio de Marcos 1.21-28
[ii] Evangelio de Marcos 1.29-34 

EL REINO DE DIOS Y EL LLAMADO DE JESUS




En un mundo quebrantado, plagado de males, desgracias personales y tragedias globales,  el mensaje del evangelio es la esperanza que nos fortalece para perseverar. Jesús, en su primera venida, anuncia las buenas noticias del reino de Dios,  y nos dice: “El reino de los cielos se ha acercado".  Su reino es su dominio desde la eternidad y hasta la eternidad.  Su reino es el gobierno soberano de Dios  en el campo de la salvación. El reino de Dios está vigente en el corazón de su pueblo el día de hoy. En el futuro será un reino terrenal físico.  El reino de los cielos se ha acercado, porque el Rey, Jesús, está presente. [i]

Como parte del cumplimiento de su misión, Jesús elige a quienes le acompañarán en el ministerio: aquellos cuya profesión era la pesca, reciben un llamado más excelente: Venid en pos de mí y yo les haré pescadores de hombres. [ii]
 
El llamado de Jesús recibe inmediata respuesta de obediencia. Dejaron negocios y familia para seguirle.  Seguir a Jesús es más que alejarse del pecado. También puede implicar dejar cosas  que  son buenas en sí mismas.  Es parte de la fe y del servicio  cuando somos capaces de sacrificar tiempo y recursos a favor del reino.  Hay muchas promesas del propio  Jesús de que en realidad recuperamos con creces todo aquello que  nos pueda parecer que perdamos por su causa.  Es cuestión de fe. Fe es creer. Creer es una decisión. Aceptar el llamado de Jesús, con todo lo que implica, es nuestra elección. ¿Eres parte del reino de Cristo?


[i] Evangelio de Marcos 1. 14,15
[ii][ii] Evangelio de Marcos 1. 16-20

viernes, 24 de junio de 2016

EL HIJO OBEDIENTE.




El joven de 30 años camina  con pisadas firmes en dirección al rio.  A medida que se acerca escucha con mayor claridad al excéntrico predicador  que está anunciando  un reino distinto y predicando el arrepentimiento. 
 
Juan el Bautista, dice no ser el mesías, sino uno que es la voz que  clama en el desierto, allanándole  el camino al verdadero. Vestido con piel de camello, está dentro del agua a poca distancia de la orilla, la suficiente para que los seguidores convencidos entren a las aguas y sean bautizados. 

Entonces lo ve: Se trata de Jesús quien viene hacia él con la intención de ser bautizado. ¿Por qué? Se pregunta Juan, y nos preguntamos nosotros. Entiendo que esa era su forma de cumplir toda justicia. Era su manera de comenzar a identificarse con los pecadores y dar el ejemplo.  Por eso, los creyentes, con el bautismo nos identificamos con nuestro salvador en su muerte, sepultura y resurrección. 

Cuando Jesús es sumergido y levantado del agua, algo espectacular ocurre; el evangelio dice: “Tan pronto como Jesús salió del agua, vio que el cielo se rasgaba y que el Espíritu Santo bajaba sobre él como una paloma. Entonces vino una voz del cielo que decía: «Este es mi hijo amado con quien estoy muy contento».[i]

La aprobación y validación de un padre satisfecho, creo que es la expectativa que muchos hijos aspiran tener como vivencia. Usualmente se produce cuando el vínculo de padre-hijo es doblemente virtuoso: Un hijo obediente con un padre amoroso y dedicado.

En otro momento registrado en el evangelio: “Muy temprano, cuando todavía estaba oscuro, Jesús se levantó y fue a un lugar solitario para orar. Luego Simón y los otros que estaban con él salieron a buscar a Jesús. Cuando lo encontraron, le dijeron:
—Todos te están buscando.
Jesús les respondió:
—Vámonos a otros pueblos para que yo pueda anunciar el mensaje también allá. Para eso he venido.” [ii]

Generalmente tenemos mucho que hacer y quizá nos falte sabiduría para poner en orden nuestras prioridades. Pedro le dice “Todos te están buscando”. ¿No se ha sentido usted esa ansiedad, de que muchos le buscan y demandan mucho de su persona? Así vivimos hoy, con la presión que atenta impedir estar a solas con Dios. Saber detenerse y buscar dirección de Dios es indispensable.   Jesús nos modela la necesidad de oración, y estableció esto como prioridad, sin permitir que su agenda la dictara la gente, y sin perder de vista su determinación de cumplir el propósito de anunciar el evangelio. 

Buscar y obtener la aprobación de Dios, así como pasar tiempo en oración, le da un nuevo sentido de dirección y significado a la vida.


[i] Evangelio de Marcos Capítulo 1:9-13

[ii] Evangelio de Marcos, Capitulo 1:35-39