"Si no quieres perderte en el olvido tan pronto como estés muerto y enterrado,escribe cosas dignas de leerse, o mejor aún, haz cosas dignas de escribirse... - Benjamin Franklin


lunes, 21 de junio de 2010

¡VENGA CONMIGO A SUDAFRICA!


Los ojos del mundo están clavados estos días en Sudáfrica, mientras se debaten nuestros equipos favoritos de fútbol. Pero la atención de cristianos y cristianas de todo el mundo sobre ese país no se apagará cuando se oscurezca la última cancha y se acabe la Copa Mundial. Apenas restan cuatro meses para que los participantes latinoamericanos se encuentren con hermanas y hermanos del resto del mundo en Ciudad del Cabo para Lausana III.
 Muchas personas están esforzándose por juntar los fondos necesarios para asistir.  Tengo el privilegio de ser una de ellas. La cuota de participación de mi país, República Dominicana es de 10 personas. Esto significa un alto privilegio y  a la vez una tremenda responsabilidad para nosotros, pero no vamos de paseo ni como turistas. Si vamos a sacarle el jugo al encuentro no sólo para beneficio personal sino para bien de nuestras familias, nuestras iglesias locales, nuestros ministerios, y nuestros países, de la iglesia de Jesucristo más allá de nuestras fronteras, y del Reino de Dios en el mundo, tendremos que preparar más que las finanzas. Tendremos que preparar nuestros corazones, nuestras mentes, nuestros oídos. Tendremos que considerar qué llevamos para ofrecer a otras personas y qué esperamos traer de regreso a nuestras comunidades. 
En el orden de qué llevar, he estado varios meses estudiando el libro de Efesios, que ahora, desde el Domingo 27 de Junio, estaré enseñando en la clase Bíblica de mi congregación. En ésta serie de estudios se afianza mi convicción en lo que es el propósito de Dios con el ser humano, y se amplía mi visión de las inmensurables “dimensiones” de los atributos de Dios, como su amor, justicia y gracia.
No esperemos a Octubre; Venga conmigo a Sudáfrica desde ya,  comience orando y apoyando a aquellos que estamos haciendo arreglos y preparativos para estar allí. Lo agradecemos profundamente.  Recuerde que las misiones se hacen con los pies de los que van, las rodillas de los oran y las manos de los que dan.

No hay comentarios: