"Si no quieres perderte en el olvido tan pronto como estés muerto y enterrado,escribe cosas dignas de leerse, o mejor aún, haz cosas dignas de escribirse... - Benjamin Franklin


lunes, 10 de septiembre de 2012

CONEXION HUMANA



La pequeña y su madre se acercan al mueble en que yo permanecía sentada en el aeropuerto de Amsterdam, cerca de la puerta de abordar.  Las recibí con mi mejor sonrisa y ambas correspondieron a ella. La niña lucía cansada y prácticamente se acostó a mi lado mientras la madre la regañaba como queriendo llevársela a otro lado.  Finalmente la mujer  cedió a dejarla a mi lado y se alejó camino de los baños.

Resultó ser una chica curiosa,  con un idioma ingles  perfecto para mis oídos. Ciertamente me abordó  con una pregunta tras otra: que soy de Kenya, que si voy para mi casa, que en qué trabajo, que cuanto tiempo estaré…  y de pronto, me lanza una pregunta inusual ¿Eres feliz? Me sorprendió, pero enseguida respondí “Por supuesto que sí” y encontré la oportunidad perfecta para hurgar en aquel corazoncito. Me detuve a mirarla directamente a su cara y devolví la pregunta:  ¿qué hay de ti, eres feliz? Y algo inexplicable sucedió:  su gesto con la cabeza empezó a significar un NO, pero en una leve milésima de segundo su boca se abrió y sus labios dijeron “Yes” y luego se alzó de hombros ligeramente. 

Seguimos conversando, es hija única, vive en Estados Unidos pero es Keniana de origen. En eso regresa su madre, con la misma actitud de reproche con que la dejó  minutos antes.  A seguidas  la toma del brazo y se la lleva. Mientras se alejan, la niña voltea a mirarme otra vez y me sonríe. Nos sentimos amigas. Creo que la conexión que hubo fue un intercambio de atención que ambas necesitábamos. 

La estampa de la madre e hija no deja de ser particular, van uniformadas, con el mismo diseño y en el mismo color. Están escondidas debajo de esos vestidos largos y oscuros (burkas) que en la sociedad occidental las marcan, las aprisionan, las aíslan. Quisiera creer que esa chica es realmente feliz. Quisiera creerlo.  Y yo ¿fui sincera? ¿Soy realmente feliz? Si, lo soy, pero podría serlo un poco más.

Gthompson,  10 Sept 2012.

No hay comentarios: