"Si no quieres perderte en el olvido tan pronto como estés muerto y enterrado,escribe cosas dignas de leerse, o mejor aún, haz cosas dignas de escribirse... - Benjamin Franklin


lunes, 29 de agosto de 2016

JUVENTUD EJEMPLAR



 Ninguno tenga en poco tu juventud, sino sé ejemplo de los creyentes en palabra, conducta, amor, espíritu, fe y pureza.” I Timoteo 4:12

Inicié a caminar en la fe de Jesucristo a los 17 años. A esa edad, se podría considerar que uno no tiene un nivel de madurez suficiente como para tomar decisiones serias. Sin embargo,  no tanto por mi caso, sino por tantos otros que tuve y he tenido siempre alrededor, estoy convencida que la madurez no es directamente proporcional a la edad. 

Crecí al lado de jóvenes extremadamente talentosos, trabajadores, enfocados y llenos de convicción, que hacían enriquecedora la experiencia de vivir la fe, acordándonos de Dios en nuestra juventud. Músicos, maestros, predicadores, verdaderos obreros de la viña del Señor.  Cuando no contábamos con los avances tecnológicos de hoy, ni con tantas facilidades de comunicación y transporte, reinaba la creatividad, el ingenio, las horas incontables de ensayo, estudios y el dinamismo. 

Y  veo que hay referentes en la Biblia para sustentar esta tesis: El caso de Timoteo a quien el Apóstol Pablo dedica 2 cartas en el registro  Bíblico.   A pesar de su juventud, Timoteo fue un ministro experimentado y maduro, en medio de una cultura griega que tenía devoción por las canas. 

Por su edad, Timoteo  tendría que ganarse el respeto de los demás mediante una vida ejemplar.  La descalificación de los demás por subestimar el potencial de un joven puede afectar su impulso y enfoque, generando desaliento, pero es posible superar estos factores. 

Hay seis áreas en las que Pablo exhorta al joven Timoteo a ser ejemplar: 

1.   Palabra: Su manera de hablar.
2.   Conducta: Vida de integridad.
3.   Amor: Mostrado en servicio sacrificial a los demás.
4. Espíritu: Su ser interior en coherencia con el exterior. 
5.   Fe: Fidelidad a Dios, compromiso.
6.   Pureza: Moral y sexual. 

De esta forma, se compensa cualquier desventaja que pudiera atribuirse a la edad  a los fines de ser un obrero aprobado por Dios. Cuando se tiene victoria sobre estas áreas, se demuestra que muchos tropiezos atribuibles a la inexperiencia no necesariamente se pueden justificar y de hecho, se pueden evitar. Y ya, cuando el inexorable paso del tiempo empiece a dejar secuelas en la vida física, habremos encontrado la fórmula de rejuvenecer en nuestro ser interior.

No hay comentarios: