"Si no quieres perderte en el olvido tan pronto como estés muerto y enterrado,escribe cosas dignas de leerse, o mejor aún, haz cosas dignas de escribirse... - Benjamin Franklin


miércoles, 2 de enero de 2013

FLASHBACKS: EN LAS ALTURAS


El viento fluye con libertad a través de los amplios ventanales adornados con cortinas rústicas de diseño artesanal. Desde esta elevada colina, la panorámica es cautivante, con el borde verde de la costa demarcado por las curvas espumosas de las olas que trae el inmenso océano.  De algún lugar en aquella sala brota el sonido de un clásico en que se destacan los sonidos de un violín. No recuerdo porque estoy aquí ni como llegué. Tengo los brazos entrecruzados por encima de un chal con el que intento atesorar y entibiar el aire fresco que me acaricia.
Me doy vuelta al escuchar  pasos. Él se acerca como en cámara lenta por el pasillo que a cada lado  exhibe un entorno que entremezcla prodigiosamente,  muebles postmodernos con centenarias piezas de colección.
 Él es tal como su ambiente, fresco y añejo. Fresca su sonrisa que me luce inocente, fresca su fragancia suave, cítrica y varonil; añejo su estilo caballeroso y su saludo cortesano.  Me extiende la mano y es entonces, que mis sentidos vuelven en sí y deposito mi mano en la suya. Se me antoja cálida, segura y protectora, mientras la colina empieza a temblar. Entonces su otro brazo me rodea y su aliento penetra mi oído: “no te preocupes, que no te dejaré caer”. Respiro y antes acostumbrarme a la idea,  despacio, lo empujo y me desprendo de su apoyo. “¿Por qué habría de caer?” le pregunté. Él me mira por pocos segundos, contrariado y perplejo; entonces hace una mueca de decepción y lanza el dardo envenenado que echa por tierra toda la magia: “Te crees inalcanzable”. No respondí, pero pensé para mis adentros: “lo que no soy es un trofeo, ni una pieza de museo”.

Gthompson/ Enero 2, 2013.

No hay comentarios: