"Si no quieres perderte en el olvido tan pronto como estés muerto y enterrado,escribe cosas dignas de leerse, o mejor aún, haz cosas dignas de escribirse... - Benjamin Franklin


martes, 24 de septiembre de 2013

LA TRAGEDIA EN WESTGATE MALL, NAIROBI.



En frente del Supermercado, en el WestGate Mall, Nairobi, Kenya. Sept. 2012


Escalofríos. Cierto grado de ansiedad. Empatía y real preocupación. Con ese sentir he seguido durante estos días la saga desatada en el  Centro Comercial WestGate en Nairobi, Kenia, donde, en cuestión de días, la tragedia ha marcado vidas, familias, toda una nación. 

Nunca le encontraré sentido, ni explicación, ni justificación a la gran atrocidad de destruir vidas de gente absolutamente ajena a los conflictos político-religiosos que desatan pasiones enfermizas, trayendo dolor incalculable, pérdidas irreparables y traumas para toda la vida. 

Estoy conectada con esta situación, pues hace apenas un año, pasé casi tres semanas en este próspero país africano, amigable, riquísimo en cultura, en diversidad racial, hospitalario con los millones de refugiados que en países vecinos son víctimas de la guerra, el hambre , las sequias y toda otra suerte de calamidades. 

Sí, estoy como atrapada entre los pasillos y las tiendas del WestGate. Cuento y recuento las horas de aquel día en que me paseé piso por piso y pasillo por pasillo,  disfrutando de sus giftshops, probándome vestidos en Woolworths  y deslumbrada por la magistral combinación de impecables tiendas internacionales con mercados de artesanía Masai, así como los repentinos contrastes al ver a una mujer europea en shorts al lado de una africana revestida de calurosos mantos negros de pies a cabeza. Duele pensar que hoy este magnífico lugar se ha reducido a un infierno, donde impera el terror y la muerte.

Mis oraciones están con mis amigos de Kenia. Clamo  que esta pesadilla termine. Mis plegarias están con un pueblo que necesitará reiniciar su búsqueda de paz en un intricando laberinto. 

Gthompson, 24-9-13

No hay comentarios: