"Si no quieres perderte en el olvido tan pronto como estés muerto y enterrado,escribe cosas dignas de leerse, o mejor aún, haz cosas dignas de escribirse... - Benjamin Franklin


domingo, 12 de marzo de 2017

LAMENTACIONES

LA FIRMEZA DE LAS MISERICORDIAS DE DIOS EN LOS SUFRIMIENTOS DEL HOMBRE. 

Lamentaciones es un libro muy importante para sentir el peso de los sufrimientos y ver la misericordia de Dios en medio de ellos. Vemos la firmeza de las misericordias de Dios en los sufrimientos del hombre.  La crisis en Lamentaciones surgió cuando los babilonios tomaron la ciudad de Jerusalén, profanaron el templo y zaquearon a las personas.  Lamentaciones es un registro paso a paso de esa destrucción.
El pecado que había traído tanto sufrimiento fue trágico, pero era justo.  Lamentaciones 1: 8 “Pecado cometió Jerusalén, por lo cual ella ha sido removida; Todos los que la honraban la han menospreciado, porque vieron su vergüenza; Y ella suspira, y se vuelve atrás.” La ciudad está a punto de ser destruida, pero el Señor está en lo correcto haciendo esto.  Lamentaciones 1:18 dice: “Jehová es justo; yo contra su palabra me rebelé. Oíd ahora, pueblos todos, y ved mi dolor; Mis vírgenes y mis jóvenes fueron llevados en cautiverio”.
Su sufrimiento fue dado por Dios . ¿Quién será aquel que diga que sucedió algo que el Señor no mandó? 38 ¿De la boca del Altísimo no sale lo malo y lo bueno? Lamentaciones 3: 37-38 y también fue severo. Lamentaciones 4: 4-6:

“La lengua del niño de pecho se pegó a su paladar por la sed;
Los pequeñuelos pidieron pan, y no hubo quien se lo repartiese.
Los que comían delicadamente fueron asolados en las calles;
Los que se criaron entre púrpura se abrazaron a los estercoleros.
Porque se aumentó la iniquidad de la hija de mi pueblo más que el pecado de Sodoma, Que fue destruida en un momento, sin que acamparan contra ella compañías.”
Todo este sufrimiento hizo surgir preguntas que eran profundamente intensas: ¿Somos abandonados por Dios?  “¿Por qué te olvidas completamente de nosotros, Y nos abandonas tan largo tiempo? 21 Vuélvenos, oh Jehová, a ti, y nos volveremos; Renueva nuestros días como al principio. 22 Porque nos has desechado; Te has airado contra nosotros en gran manera” Lamentaciones 5: 20-22.  Sus preguntas serian eternamente significantes: ¿Podemos ser perdonados? Esa pregunta nos lleva al consuelo en Lamentaciones. El texto clave es Lamentaciones 3:22-24.
22 Por la misericordia de Jehová no hemos sido consumidos, porque nunca decayeron sus misericordias.
23 Nuevas son cada mañana; grande es tu fidelidad.
24 Mi porción es Jehová, dijo mi alma; por tanto, en él esperaré. “
El escritor halló  consuelo en las frescas misericordias de Dios. Ellas son nuevas cada mañana y enraizadas en el amor infalible de Dios.  Nunca decayeron sus misericordias.  También vemos la infinita fidelidad de Dios. Grande es su fidelidad, y su consuelo levanta nuestra esperanza en la provisión de Dios. La conclusión: “El Señor es mi porción, por tanto en él esperaré”.
Dios no se deleita en disciplinarnos, pero se complace en volvernos de nuestros pecados hacia él y su satisfacción. Esto conduce entonces, a un deseo urgente de arrepentimiento delante de Dios.  “Por qué se lamenta el hombre viviente? Laméntese el hombre en su pecado. Escudriñemos nuestros caminos, y busquemos, y volvámonos a Jehová” Lamentaciones 3: 39-49.


De modo que, el reto de Lamentaciones es este: confíe en el carácter de Dios, confiese la profundidad de sus pecados, y cuente con las misericordias de Cristo.  Apóyese en su misericordia!. En palabras de Richard Sibbes: “ Nadie más necesitado de consuelo que aquellos que piensan que están fuera del alcance de ella”.

No hay comentarios: