"Si no quieres perderte en el olvido tan pronto como estés muerto y enterrado,escribe cosas dignas de leerse, o mejor aún, haz cosas dignas de escribirse... - Benjamin Franklin


miércoles, 30 de mayo de 2012

DE DISCURSOS REPETIDOS Y LECCIONES QUE NUNCA APRENDEMOS



Hemos oído una y otra vez que las crisis siempre llegan y que es medio de las dificultades y las adversidades donde nuestro carácter se prueba y se perfecciona. Hemos oído que la queja es la prostitución del carácter y sin embargo, ésta parece ser la reacción inmediata a cada cosa que se levanta delante de nosotros como un obstáculo. Hasta las pequeñeces cotidianas y temporales parecen ser motivo para que estallemos con brotes de ira, acusaciones, maledicencias, rebeldías y malcriadezas.  

Hemos oído que la vida no se trata de una carrera de velocidad, sino de resistencia, y sin embargo, tenemos una prisa intolerante que no acepta razones, aunque las haya, que no reconoce contratiempos, que no asume la virtud de la paciencia, sino que alborota, vocifera, se violenta y ataca sin miramientos.

Nunca aprendemos a buscar y negociar soluciones, a pedir con decencia información, a procurar cordialmente que nuestro derecho sea validado. Lo peor es que nunca aprendemos a esperar que el tiempo componga aquello que solo el tiempo puede componer, y nuestra impaciencia solo causa un daño mayor. 

Hemos oído, que de la adversidad se aprende, y sin embargo, ¿Quién dice que queremos aprender alguna cosa? Pues si es como oí decir que “Hasta que pasas la prueba, la prueba no pasa” más nos vale aprender y pronto.

No hay comentarios: