"Si no quieres perderte en el olvido tan pronto como estés muerto y enterrado,escribe cosas dignas de leerse, o mejor aún, haz cosas dignas de escribirse... - Benjamin Franklin


jueves, 29 de agosto de 2013

EL TIEMPO PERDIDO



Por Juan Vega.

En cierta ocasión un líder pidió a un grupo de empresarios que le indicaran cuánto tiempo consideraban que sus trabajadores realmente trabajaban durante el día (que descontaran el tiempo que su gente pasaba conversando con amigos, familiares, jugando en internet, etc.).

Los empresarios le contestaron que en promedio sus empleados destinaban a trabajar cerca del 75 por ciento de su tiempo laboral. A continuación, les pidió que indicaran qué porcentaje de ese tiempo de trabajo era enfocado a crear valor. Vale decir, de ese 75 por ciento del tiempo trabajado, qué porcentaje aportaba algún beneficio para la empresa. La respuesta fue que aproximadamente el 70 por ciento del tiempo se destinaba a crear valor.

El líder concluyó que los empleados estaban destinando solamente la mitad de su tiempo a crear valor para la empresa (Tiempo real de creación de valor = 70 por ciento de tiempo trabajado X 75 por ciento del tiempo enfocado en crear valor = 53 por ciento).

Enterarse de que casi la mitad del tiempo de sus trabajadores era “tiempo perdido” para la empresa dejó entre sorprendidos y estupefactos a los empresarios.

El tiempo perdido de la historia no está muy alejado de la situación de la empresa promedio. Existen “ladrones del tiempo” que perjudican tanto a la empresa (rentabilidad/calidad) como a los empleados (estrés por el tiempo perdido, horas que le quitan a la familia por acabar tarde, agotamiento, etc.).

La estrategia para salir del problema es aprender a cuidar/optimizar el tiempo:

1. Identifique a los principales ladrones del tiempo que suelen ser: a) reuniones que duran más de lo esperado, b) leer y responder correos electrónicos interminables, c) reuniones/llamadas telefónicas que no crean valor, etc.

2. Piense cómo puede trabajar/producir con más eficiencia/en menos tiempo.

3. Tome medidas para cada caso: a) Reuniones: defina claramente resultado esperado, hora de inicio/finalización. b) Correo electrónico: tenga un objetivo claro, redacte lo más corto posible y copie solo a las personas involucradas. c) Evite reuniones/llamadas innecesarias, etc.

4. El secreto para eliminar los ladrones del tiempo está en la autodisciplina de cumplir horarios y aprender a respetar el tiempo propio y ajeno: inicie y termine a tiempo las reuniones, enfóquese en actividades que creen valor y acostúmbrese a entregar a tiempo los trabajos.

Cuide su tiempo como cuida su dinero o salud. Ganará mejores resultados, menos estrés y podrá disfrutar más tiempo con su familia.

No hay comentarios: