"Si no quieres perderte en el olvido tan pronto como estés muerto y enterrado,escribe cosas dignas de leerse, o mejor aún, haz cosas dignas de escribirse... - Benjamin Franklin


lunes, 2 de mayo de 2016

¿QUIEN PUEDE SENTIRSE REALIZADO?


Muchas personalidades de la vida pública, famosas, admiradas y ricas, afirman públicamente sentirse “plenamente realizadas”, sin embargo, ¿lo son en realidad, sabiendo nosotros de sus escándalos, divorcios, vicios, adicciones y hasta suicidios? ¿Es el dinero, la posición social o la popularidad lo que determina la satisfacción de existir? ¿Es entonces la realización personal un privilegio para pocos?

Permítame compartir estas notas  que usé hace varios años en una conferencia, para reflexionar sobre  cómo vive una persona realizada, usando como base algunas citas de la Biblia,  de manera que nos sirvan como un espejo en el que se refleje nuestra propia vida y veamos qué tenemos y qué nos falta para nuestra realización personal.

Una persona realizada vive conscientemente.

 Eclesiastés 11:9 es un pasaje dirigido a jóvenes, pero aplica para todos los que temerariamente abusan de su libertad sin medir consecuencias: Jóvenes: disfruten de su juventud, sean felices, sigan los impulsos de su corazón y gocen de la vida. Pero siempre tengan presente que Dios los juzgará por todo lo que hagan.

Vivir conscientemente significa estar claros de todo lo que tiene que ver con nuestros valores y principios. Es estar en el momento sin descuidar el contexto. Vivir conscientemente es ser responsable de nuestra vida y nuestra conducta y de nuestras actitudes ante los desafíos de la vida.

Una persona realizada se acepta a sí misma.

 “Ama a tu semejante como te amas a ti mismo ”Mateo 22:39
Aunque el énfasis de la cita sea amar al prójimo, da por sentado que uno debe amarse a sí mismo. No se trata de egoísmo, sino te tener un concepto equilibrado de uno mismo.  La autoestima sana  es valorarse a sí mismo, reconocer lo bueno y lo malo que forma parte de nosotros.  Afirmar las cosas que sabemos hacer bien, reconocer las cualidades que nos gustan  y las que no nos gustan de nosotros mismos. Esto especialmente para analizar lo negativo y hacer decisiones de mejorar.



Una persona realizada vive con propósito.

Es una persona cuya vida tiene sentido, que tiene metas claras y vive productivamente.
Pasos:
-Busca la dirección de Dios: Salmo 32:8
-Define por escrito la misión o propósito de tu vida, aunque con el tiempo la vaya  “redireccionando”
-Define los planes a poner en acción para lograr ese propósito.


Una persona realizada valora a los demás.

Los seres humanos somos interdependientes, es decir, que mucho de nuestro éxito se debe al apoyo de otros, y el éxito de  otros al se debe al  apoyo nuestro. Cuidarnos de usar a los demás egoístamente, ni atribuirnos méritos ajenos, sino más bien reconocerlos humildemente.
Saber discutir y resolver las diferencias sin atropellar a los demás.
Hacer bien a todos y estar en paz con todos en cuanto dependa de nosotros.

Una persona realizada tiene una correcta relación con Dios.

 En Juan 15:5 Jesús dice que separados de él no logramos nada. Yo soy la vid y ustedes las ramas. El que permanece en mí, y yo en él, producirá mucho fruto, pues separados de mí, ustedes no pueden hacer nada.

Por eso, aun con éxito de acuerdo a la definición de nuestro sistema, muchos siguen siendo infelices.  Bien lo dijo Blaise Pascal,  En el corazón de todo hombre existe un vacío que tiene la forma de Dios. Este vacío no puede ser llenado por ninguna cosa creada. Él puede ser llenado únicamente por Dios, hecho conocido mediante Cristo Jesús.  Piénselo.-



No hay comentarios: