"Si no quieres perderte en el olvido tan pronto como estés muerto y enterrado,escribe cosas dignas de leerse, o mejor aún, haz cosas dignas de escribirse... - Benjamin Franklin


miércoles, 23 de noviembre de 2011

VIOLENCIA CON ROSTRO DE MUJER


La otra noche eran casi las Once. Estoy a punto de conciliar el sueño,  cuando los gritos desconcertantes de un niño y de una mujer me espantan. Temo lo peor. Miro por las ventanas, pero la oscuridad de la noche y la copiosidad de los árboles que rodean mi entorno no me permiten identificar dónde está ocurriendo lo que oigo. Tengo ánimo de llamar a la policía, pero la verdad, estoy como “frisada”. ¡Si por lo menos supiera dónde es!  Entonces clamé a Dios que todo se calme. Unos minutos de silencio, y los gritos se renuevan… esta vez presto atención: oigo a la mujer decir: “Vas a hacer que al niño le dé algo”  y le responde una  voz masculina “ojalá que le dé algo para que disfrutes eso también”. Si no lo hubiera escuchado, no lo hubiera creído, cómo una persona puede llegar a un nivel tal de cinismo, ciego ante el daño que causa.

Solo abrimos el diario y vemos y contamos, y llevamos la estadística de feminicidios, y oímos el drama de la vecina, y sabemos de la compañera de trabajo que sufre maltratos y no sabe cómo hacer…



Wikipedia publica lo siguiente:

"La violencia contra la mujer es todo tipo de violencia ejercida contra la mujer por su condición de mujer. Esta violencia es consecuencia de la histórica posición de la mujer en la familia patriarcal, subordinada al varón, carente de plenos derechos como persona.

La violencia contra la mujer presenta numerosas facetas que van desde la discriminación y el menosprecio hasta la agresión física o psicológica y el asesinato. Produciéndose en muy diferentes ámbitos (familiar, laboral, formativo,..), adquiere especial dramatismo en el ámbito de la pareja y doméstico, anualmente decenas o cientos de mujeres son asesinadas a manos de sus parejas en diferentes países del mundo.
Al menos una de cada tres mujeres en el mundo ha padecido a lo largo de su vida un acto de violencia de género (maltrato, violación, abuso, acoso,…) Desde diversos organismos internacionales se ha resaltado que este tipo de violencia es la primera causa de muerte o invalidez para las mujeres entre 15 y 44 años."


Cuando se trata de violencia domestica, de violencia intrafamiliar, o de violencia contra la mujer, como queramos nombrarlo, a veces somos indiferentes, a veces no tenemos fe que estas cosas se puedan enfrentar y solucionar efectivamente. A veces no tenemos forma de intervenir… es una pena.

Hay movimientos, muchos de ellos muy dignos, levantando la bandera de ALTO! A la violencia, de alto a los feminicidios, de alto a toda forma de maltrato. Sumo mi voz: ALTO a la violencia contra la mujer y ALTO a toda forma de violencia.


Sigamos abogando porque las familias encuentren formas más adecuadas de enfrentar sus diferencias y conflictos, que dispongan de recursos sanos para canalizar sus frustraciones y enojos, y dejen a un lado la violencia con todas sus malignas consecuencias. Quiera el Señor que no sea tarde para muchos hogares.

No hay comentarios: