"Si no quieres perderte en el olvido tan pronto como estés muerto y enterrado,escribe cosas dignas de leerse, o mejor aún, haz cosas dignas de escribirse... - Benjamin Franklin


miércoles, 14 de noviembre de 2012

ESFUERZO Y VOLUNTAD



En una entrevista reciente, el Dr. Enrique Rojas, destacado escritor y psiquiatra,  planteaba el esfuerzo como una cultura. El esfuerzo tiene como ingrediente principal la educación de la voluntad. Educar la voluntad requiere “aplazar las recompensas”, tener la conciencia de no pretender gratificación inmediata, sacrificar lo cercano por lo lejano, saber esperar y saber continuar. 

El hombre de hoy recibe tantos estímulos a saciar sus deseos inmediatos,  momentáneos y sin continuidad, que pocos se trazan el camino de la madurez, en el que se quiere y se persevera con determinación en pro de algo relevante.
“Todo lo grande es hijo del esfuerzo y la renuncia, quien tenga la voluntad educada es más libre y puede llevar su vida a donde quiera, no eres más libre cuando haces lo que te apetece, sino cuando eliges aquello que te hace mejor persona” argumenta el Dr. Rojas. “Para tener voluntad hay que empezar a negarse y/o vencerse a sí mismo”. Esto es realmente difícil en los comienzos, pero es el único camino legítimo para aspirar a lo mejor y tener visión de futuro. 

Ambos términos planteados aquí, voluntad y esfuerzo, tienen espacio en el camino de la fe cristiana. En todo el contenido de la Biblia, hallamos a Dios animando y empoderando  hombres y mujeres a quienes encomendó una tarea trascendente. Está el caso de Josué, a quien le reiteró “Estaré contigo, pero esfuérzate y se muy valiente.” 

Por eso, me preocupa el triunfalismo de quienes en la vida espiritual creen que contar con el favor de Dios es como chistar los dedos y pedir un deseo al mitológico genio de la botella. Dios bendice mi fe, y mi deseo de cumplir “Su” buena, agradable y perfecta voluntad en mi vida, pero a la vez insiste en que el esfuerzo y el valor deben impulsar cada paso que doy, cada día hacia la gran meta.

1 comentario:

Juan B Fuertes Piantini dijo...

Josué 1:6-7, 9
Reina-Valera 1960 (RVR1960)
6 Esfuérzate y sé valiente; porque tú repartirás a este pueblo por heredad la tierra de la cual juré a sus padres que la daría a ellos.

7 Solamente esfuérzate y sé muy valiente, para cuidar de hacer conforme a toda la ley que mi siervo Moisés te mandó; no te apartes de ella ni a diestra ni a siniestra, para que seas prosperado en todas las cosas que emprendas.

9 Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas.

1. Esforzarnos para hacer la tarea que Dios nos ha encomendado.
2. Esforzarnos para cumplir con los mandatos de Dios y no abandonar BAJO NINGUN concepto lo aprendido en Su palabra y por medio de Su hijo Jesús
3. Esforzarnos porque así nos ha prometido, si cumplimos con sus requerimientos, siempre estará con nosotros y nos dará la victoria.

Así como lo hizo con el pueblo judío, así está dispuesto a hacerlo con nosotros si estamos dispuestos a esforzarnos. Cuando somos llamados a ESFORZARNOS, es porque el mismo Dios sabe lo difícil que es nuestro camino y nuestro andar. Nuestra voluntad (como deseo) debe estar sujeta a Su voluntad (como coordinador excelso de nuestras vidas)

Dios te bendiga francesa.