"Si no quieres perderte en el olvido tan pronto como estés muerto y enterrado,escribe cosas dignas de leerse, o mejor aún, haz cosas dignas de escribirse... - Benjamin Franklin


domingo, 17 de febrero de 2013

¡TIEMPO! ¡CORRE EL RELOJ!


 
De los 7 millones de preguntas que en promedio hace una persona durante toda su vida, "¿Qué hora es?" es una de las más comunes y frecuentes. Justo al enterarme de esto, observé mi entorno: ¡Estoy rodeada de relojes! Uno en mi pulsera, otros en la computadora, en el teléfono celular, en el aparato de radio y en un accesorio de escritorio. ¿Obsesión con el tiempo? No necesariamente.

Para muchos el tiempo es un recurso muy valioso y en un mundo de tantas demandas, solo los que administran sabiamente su tiempo son capaces de llegar a resultados tangibles. La gente diligente, como aquellos  que no lo son, disponen igualmente de días de 24 horas, sin embargo no tienen los mismos niveles de productividad.  Algunos dedican más tiempo a dormir, mientras otros "ganan tiempo" madrugando o yendo tarde a dormir para estudiar o avanzar trabajo.

  Puede haber vicios con el uso del tiempo, tanto si nos dedicamos a la extrema vagancia, como si vivimos siempre sobregirados, con más compromisos que tiempo para cumplirlos.

Medir el tiempo en el proceso de cumplir las responsabilidades que tenemos nos ayuda a evaluar nuestro progreso. El logro de un balance en el uso del tiempo nos permite dedicar la debida atención e interés a las cosas más trascendentes y ver lograrse nuestras metas sin que haya que autodestruirse en el proceso.

No tienes que ser esclavo del tiempo: Hazlo tu mejor aliado.

No hay comentarios: