"Si no quieres perderte en el olvido tan pronto como estés muerto y enterrado,escribe cosas dignas de leerse, o mejor aún, haz cosas dignas de escribirse... - Benjamin Franklin


domingo, 16 de abril de 2017

LA RESURRECCION EN TIEMPO PRESENTE

Es el amanecer del primer día de la semana. Aun está oscuro, pero la ansiedad de aquellas mujeres por cuidar que el cuerpo de su fallecido maestro reciba el trato adecuado las impulsa a madrugar con las especias que habían preparado para ungirlo. Vienen preguntándose quién les va ayudar a remover la enorme piedra de la entrada. La lógica sería que los guardianes de la tumba les colaboraran. El sepulcro está cerrado, sellado y vigilado ya que los enemigos de Jesús, sí se acordaban de que él había anunciado que volvería de la muerte.
Llegan las mujeres, no ven a nadie, la piedra está removida, la entrada está libre. Entran, y no hallan el cuerpo de Jesús. Es un momento de perplejidad, desconcierto, y sorpresa.
Pero su confusión se disipa cuando repentinamente aparecen dos ángeles y hacen la pregunta  que hoy repetimos como el verso de un sublime poema: “¿Por qué buscáis entre los muertos al que vive? No está aquí pues ha resucitado, como dijo”
Las dudas, temores, duelo y angustia quedan atrás al recordar que ciertamente, el maestro lo había reiterado antes de la cruz, que era necesario que fuera entregado en manos de hombres y crucificado, pero que al tercer día, volvería de la muerte.

Entonces las mujeres que llegaron a la tumba con angustia y tristeza, ahora regresan rebosantes de gozo y fe, a compartir la gran noticia que para otros es ¡una locura!, ¡demasiado bueno, para ser cierto! Quien vive en incredulidad, puede considerar la resurrección como una fábula, una leyenda más.  Pero otros muchos tenemos en la resurrección de Cristo el fundamento de nuestra fe. La reconocemos como un hecho histórico, sobrenatural e irrepetible. Su victoria sobre la muerte garantiza la nuestra. ¡El vive por siempre!    GThompson, 16-4-17

No hay comentarios: