"Si no quieres perderte en el olvido tan pronto como estés muerto y enterrado,escribe cosas dignas de leerse, o mejor aún, haz cosas dignas de escribirse... - Benjamin Franklin


miércoles, 5 de abril de 2017

SEMANA SANTA CON PERFIL SECULAR


Por Telésforo Isaac, Obispo Emérito Iglesia Episcopal/Anglicana.  
La Semana Santa tiene ahora marcado perfil secular.  Son múltiples e influyentes los cambios  que ha sufrido el pueblo cristiano  de  manera  concluyente.  Cada día la secularización va en aumento de manera irreversible. La influencia sobre la cultura y la religiosidad del  pueblo es tan arrolladora que encubre y opaca las tradiciones de la fe y práctica de antaño. 
La Semana Santa, conocida también como Semana Mayor, comenzaba el Domingo de Ramos o Palmas; se conmemoraban los últimos y grandes acontecimientos de la vida, pasión y  crucifixión de Jesús en la cruz del Calvario. Posteriormente se celebraba el Domingo de Pascua de Resurrección con exclamaciones  de aleluyas y alabanzas, por Su victoria triunfal sobre la muerte y la tumba.
Los cuatro evangelistas (Mateo, Marcos, Lucas y Juan) coinciden en dar a conocer los últimos días de la vida de Jesús y es realmente el motivo esencial de dar a conocer en sus escritos la historia del profeta proclamado como Hijo de David. Ellos confirman lo que aconteció en el período desde el  domingo, cuando Jesús entró en Jerusalén y lo sucedido durante esa semana hasta su resurrección y posterior aparición a sus discípulos.
En tiempo ya pasado, el pueblo hacía gestos de recogimiento, devoción, ejercicios espirituales, retiros, procesiones penitenciales, ayunos,  y otras observaciones relacionadas con los padecimientos de Jesús el Nazareno. Se aminoraban las actividades laborales y las festivas no se efectuaban. Un crecido número de fieles acudían a los templos con fervor.
Esas milenarias tradiciones de la Semana Santa, se han mermado considerablemente, o han tomado perfiles seculares que  opacan o desplazan las solemnidades litúrgicas y las devocionales espirituales.
Ahora, se aprovecha este lapso para excursiones playeras o de montañas; vacaciones para  descansar;  viajes de reconocimiento; eventos de placer, o para visitar a familiares, lugares exóticos, o no conocidos. Aun así, las iglesias permanecen  como fortalezas  impregnables,  ofreciendo tiempo, espacio y oportunidades a los fieles más devotos para actos litúrgicos, y todo lo que tradicionalmente las  comunidades cristocéntricas  han venido haciendo durante siglos.   
En este ambiente y de manera notable, las prácticas religiosas son reformadas invariablemente; los entusiasmos ideológicos están sin fuerza incitantes; los conceptos filosóficos son desplazados por pericias lógicas; la cosmovisión del mundo es impermisible por estar en penumbras indefinidas; los conocimientos científicos sobrepasan las prácticas y embrujo de los hechiceros; el uso de las tecnologías es indetenible; los tratos de los derechos humanos se hacen más patentes en la mayoría de las sociedades sensibles; las apreciaciones de las virtudes toman nuevos parámetros, ya que todo está en una continua reforma, avance, desarrollo, o evolución, que a veces no se perciben con claridad, ni se aceptan con facilidad y apego.  
A pesar de la secularización de la Semana Santa, las conmemoraciones   continuarán, porque muchas almas darán loor y agradecimiento siempre a Dios, por el testimonio de vida, pasión y crucifixión de Jesús el Cristo Salvador.
Sin duda alguna, no faltará despliegue de sentimiento, espiritualidad y actitud devocional de profunda devoción que se perpetuarán  en el meollo de las mentes, corazones, y devociones. Habrá infinitamente  demostraciones que serán afirmaciones de fe, esperanza,  y amor, por la Acción Salvífica de Dios, al ofrecer Su Hijo para la salvación de los que creen en Él. (Juan 3: 16)   

No hay comentarios: