"Si no quieres perderte en el olvido tan pronto como estés muerto y enterrado,escribe cosas dignas de leerse, o mejor aún, haz cosas dignas de escribirse... - Benjamin Franklin


lunes, 2 de julio de 2012

AMINORAR TENSIONES Y SANAR CONFLICTOS


Por Telésforo Isaac


La religión tiene modos en espacio y tiempo para tratar de evangelizar, enseñar, persuadir e interceder para ayudar a disminuir tensiones y sanar conflictos; pero universalmente, son individuos los que se destacan en la búsqueda de mediación y reconciliación.

La predicación del evangelio de Jesús el Cristo puede tener incidencia positiva para reducir ansiedades, curar heridas espirituales, resolver problemas  entre personas, grupos o pueblos. Aun sea esto verdad, todo intento para subsanar  dificultades conlleva una dosis de paciencia, capacidad persuasiva, inteligencia espiritual,  serenidad  y una imagen positiva de credibilidad. Regularmente estos logros los alcanzan individuos  de habilidades especiales y no de grupos o instituciones religiosas.

Para obtener resultado efectivo en la búsqueda de atenuar o sanar  discrepancias entre partes conflictivas, debe proveerse de planes que  tengan una dinámica apropiada,  sensible,  razonable  y flexible. No se puede ser exagerado, radical, ni mucho menos dar demostración de  favoritismo a una de las partes. Hay que ser objetivo, paciente, pleno de fe, lleno de esperanza e integridad de amor.

Hay que señalar que a través de los siglos, en repetidas ocasiones la religión  ha sido  elemento agresivo, determinante e incitante en tensiones y conflictos. La historia nos cuenta de los problemas entre grupos religiosos como el cristianismo y el mahometismo, entre cristianos considerados ortodoxos y grupos señalados como heréticos. Las cruzadas, expedición militar contra los infieles y en la actualidad los problemas que hay en muchos lugares del África y del Oriente Medio, donde hay tensiones, luchas, persecuciones incitadas por tendencias religiosas.

En vista de lo dicho anteriormente, cuando se habla de evangelizar para atenuar tensiones y sanar conflictos, se debe tomar en consideración lo dicho del Señor Jesús en Mateo 7:1 y 3-5, “No juzguen a otros, para que  Dios no los juzgue a ustedes… ¿Por qué te pones a mirar la paja que tiene tu hermano en el ojo, y no te fijas en el tronco que tu tienes en el tuyo? ¡Hipócrita!, saca primero el tronco de tu propio ojo, y así podrás ver bien para sacar la paja que tiene tu hermano en el suyo.” 

Seamos sinceros,  porque en muchos casos, ‘las religiones’ no tienen realmente la capacidad ética-moral para resolver tensiones ni conflictos entre grupos. Como bien se sabe, aun dentro de una misma confesión de  fe son muchos los grupos que están continuamente en tirantez. Hay cientos de miles de grupos religiosos que tienen despechos entre sí, y esto hace que no se tenga la propiedad esencial para evangelizar ofreciendo ayuda de manera efectiva a fin de aminorar  tensiones o sanar conflictos.

Si aceptamos como realidad lo arriba señalado, entonces  se debe pensar y actuar tomando en consideración lo que nos dice San Pablo: “Sean humildes y amables; tengan paciencia y sopórtense unos a otros con amor, procuren mantenerse siempre unidos, con la ayuda del Espíritu Santo y por medio de la paz que ya nos une. Hay  un solo cuerpo y un solo Espíritu, así como Dios los ha llamado a una sola esperanza. Hay un solo Señor, una fe, un bautismo; hay un Dios y Padre de todos, que está sobre todos, actúa por medio de todos  y está en todo”. (Efesios 4:2-5)

Telesforo Isaac es Obispo Emérito de la Iglesia Episcopal/Anglicana

No hay comentarios: