"Si no quieres perderte en el olvido tan pronto como estés muerto y enterrado,escribe cosas dignas de leerse, o mejor aún, haz cosas dignas de escribirse... - Benjamin Franklin


domingo, 3 de marzo de 2013

ALFABETIZACION DE ADULTOS




“Echa tu pan sobre las aguas; después de muchos días lo hallarás” (Eclesiastés 11:1)

 Tengo que confesar mi entusiasmo y esperanza con la iniciativa puesta en marcha en el país para implementar un programa masivo de alfabetización de adultos.  Mis entrañas de educadora se conmueven, y me conecto con aquellos días en que personalmente me ocupé de un grupo de adultos iletrados en un esfuerzo similar.  Desde entonces no acepto que usemos el adjetivo ‘analfabeto’ porque tiene una connotación ofensiva y excluyente. La realidad es que, aun sin acceso a la lectoescritura, estos ciudadanos suelen tener mucha destreza mental y más de un tipo de inteligencia desarrollada

Mis tardes de domingo, en mi fresca juventud  servían para reunir un grupo de 6 personas, el más joven de ellos, JJ, tenía 17 años, y no escribía siquiera su nombre. La señora MP, era la  de más edad; tendría unos 50 y tantos, y su casa era nuestro punto de reunión. El transporte público llegaba hasta un punto y de ahí yo tenía que caminar cerca de un kilómetro para llegar a aquel hogar.  De camino, usualmente encontraba a JJ jugando beisbol en la calle, y  le hacía señas para que me siguiera. A qué me seguía JJ era una especie de secreto entre nosotros, pues una de las dificultades del adolescente era que se apenaba de que sus amigos supieran que ahora era cuando iba a empezar a aprender a leer y escribir. 

Se espera que  una mente joven y con pocas responsabilidades tenga mejor provecho educativamente, sin embargo, mi gran sorpresa era la Sra. MP, que durante la sesión mostraba dificultad para asimilar, pero al parecer en la semana practicaba y me recibía con la sorpresa de leer y escribir mejor las palabras  de la clase anterior.  Sus avances compensaban todas mis frustraciones de pensar que aquellas horas de esfuerzo no tuvieran fruto.  Es casi como un milagro cuando la transformación ocurre y sientes que pones a alguien en libertad cuando sus ojos pueden leer y su mano puede escribir.

Así que yo  animo a los jóvenes que pueden involucrarse en esta nueva jornada, a sembrar esa semilla con paciencia y amor, porque después de algún tiempo, a veces  muchos días, germinará. No todos lo lograrán, pero hay que hacerlo por aquellos que sí están dispuestos y  necesitan ayuda.  El video que compartimos, que es parte de la promoción del estado para este proyecto,  nos muestra que alfabetizar es como excavar una mina de oro. 


No hay comentarios: