"Si no quieres perderte en el olvido tan pronto como estés muerto y enterrado,escribe cosas dignas de leerse, o mejor aún, haz cosas dignas de escribirse... - Benjamin Franklin


domingo, 11 de julio de 2010

TRAUMAS EN SERVICIO AL CLIENTE

Las múltiples experiencias negativas que he tenido cuando se trata de ser atendida por "Servicio al cliente" en diferentes empresas de mi país me han motivado a escribir esta reflexión:
 
Esperar pacientemente mi turno no es problema. Pero después de esperar, recibir como atención una respuesta grosera o explicita indiferencia sería suficiente en otros países para hacer un reporte del empleado, o demandar a la empresa.
¿Cree usted posible que mientras usted plantea un reclamo, por una cuenta injusta del servicio eléctrico, la persona que le “atiende” tararea una canción que escucha en la radio?
¿Cree usted posible que un equipo con tres meses de garantía, que se daña a la semana de adquirido, cuando usted va a la tienda, quien le recibe le contesta “yo no sé de eso” vaya a la oficina principal?
¿Cree usted posible que le hagan un cargo a su factura telefónica por un servicio que usted no autorizó y cuando usted reclame, la persona que le atiende, prácticamente le diga “mentirosa” en su cara, porque, sin haber documentos firmados de por medio,  es su palabra contra la suya?; y que además añada, "ya pague ese cargo, que yo misma me aseguro de borrarla de nuestra lista de clientes"
¿Cree usted posible reportar una avería telefónica y esperar dos meses para ser atendido, y que le llamen semanalmente para agendar de nuevo la cita de la visita técnica, y que al final haya que contratar y pagarle a una empresa externa para que te resuelva?
Ah, las opciones que tengo son: rendirme, sufriendo el agravio, o insultar como otros insultan, o procurar ir a otra instancia (que lo he hecho), pero ¡Dios mío!, ¡Cuanto estrés, tiempo, molestias, dinero y disgustos que nadie compensará  hay que invertir por causa de un legitimo derecho!
 
Y mejor no sigo.
A veces quiero ser tolerante. A veces quiero ser compasiva con los empleados de servicio al cliente, y pensar que me ha tocado ser atendida en un mal día para ellos, pero por la frecuencia de mis frustraciones,  creo que podría cambiar el titulo de sus áreas de trabajo y llamarles “MALTRATO AL CLIENTE”.
Ya estoy que cuando alguien es amable y diligente, le hago fiesta y le digo que se merece un aumento, pues es una especie en extinción.
 
Y a lo mejor si usted me cuenta sus propias experiencias, podamos editar un voluminoso libro, verdad?

Gthompson, Mayo 2007

No hay comentarios: