"Si no quieres perderte en el olvido tan pronto como estés muerto y enterrado,escribe cosas dignas de leerse, o mejor aún, haz cosas dignas de escribirse... - Benjamin Franklin


sábado, 2 de abril de 2011

NOSTALGIAS DE UNA LOCUTORA III: ¡DUSHI BONAIRE!

1990. Mi primer pasaporte,  mi primera visa y mi primer viaje en avión. Destino: Bonaire, Antillas Holandesas, la isla de los flamencos, paraíso de los buceadores. Misión: cubrir las vacaciones del productor y locutor Andrés Morejón en el programa Despertar RTM, que salìa en vivo desde Radio Trans Mundial en los 800 KHZ Onda Media, para toda Latinoamérica. Un vuelo de una hora, desde Santo Domingo, me llevó a conectar en Curazao y de allí  otro pequeño avión me llevaría a Bonaire en cuestión de 20 minutos. El trámite para ingresar fue breve. Pero al salir vi rostros confundidos; mis anfitriones no tenían idea como lucía yo, y mi nombre anglosajón les había causado la percepción de que llegaría una “gringa”. Así me lo dijeron entre risas aquellos misioneros.
Me tocaría instalarme en un pequeño apartamento-estudio de un complejo de 5 que pertenecían a la misión, que sería mi  hogar por las siguientes dos semanas. El viento fuerte azotaba las plantas en un balcón alfombrado por hojas secas.  No era descuido, solo asunto del clima… adentro, un ambiente acogedor, bastante bien equipado, algunas provisiones y notas de bienvenida dejadas por las voluntarias que habían puesto todo nítido para que me sintiera a gusto. ¡Y así fue!
La superpotencia del Caribe, Radio Trans Mundial, quedaba en la misma calle, pero casi a un kilometro de distancia. Cuando me llevaron  a conocer la estación,  por supuesto me quedé boquiabierta al pasear por las instalaciones. No había visto nada parecido. Varias cabinas de distintos tamaños y provistas de toda la tecnología del aquel momento (Enormes máquinas de cinta de Carrete abierto (Reel to Reel), cartucheras, tocadiscos, toca-casetes, etc.) todo lo que apenas 20 años después solo es atractivo para exhibición en un museo.
Y entré a la sala de prensa. Sería el primer espacio en mi rutina de labor matinal. Debía llegar a la estación al menos a las 5 de la mañana, recortar las noticias del Teletipo, dispositivo que no cesaba de imprimir informaciones que constantemente emitían las agencias.           Allí quedaba a mi criterio y entera responsabilidad seleccionar y editar las informaciones que conformarían un boletín de noticias de interés para la audiencia que una hora más tarde estaría en sintonía con el Despertar.
Mucha satisfacción fue conocer personalmente allí a Saturno Colmenares, Armando Romo y muchos misioneros hispanos y norteamericanos que servían en Bonaire.
El reto del primer día era no retrasarme para llegar a la estación en la madrugada. Esa noche no dormí temiendo que el despertador no hiciera su trabajo, de modo que me levanté antes de que le tocara sonar, como en efecto hizo, sonó a las 4:30 am. Me alisté rápido para salir por primera vez en  aquella hora, contando con una bicicleta como vehículo.
Cerrada la puerta, me enfrenté a la oscura soledad de aquella calle y al viento opuesto que me hacía más difícil pedalear. Se me hizo interminable el trayecto. Me intimidaba un poco el panorama, pero me habían animado mucho con la idea de que Bonaire era un lugar seguro.  Llegué jadeante y acalorada por el ejercicio y los nervios de aquel primer día.  Al llamar al intercom alguien facilitó mi acceso al edificio. Subí las escaleras hacia el cuarto de noticias y entré; creí que sería la primera en llegar… pero allí estaba Bill Early (Guillermo Temprano) que haría noticias en ingles, pero a las 7 de la mañana, cuando terminara el Despertar.
Me llamó la atención que a esa hora Bill ya estaba tomando  Pepsi enlatada (valga el comercial) y atacando a mordidas una manzana, rutina que vería cada madrugada durante las siguientes dos semanas.  ¡Manos a la obra Georgina!, tijeras, marcador y a ver qué noticias del mundo habremos de compartir a los oyentes. Continuará…

3 comentarios:

Luz Maria dijo...

Eres de las buenas querida!!!!!!!!!! eso lo puedes asegurar, te aprecio, en el mundo hacen falta mas como tu

carlita dijo...

Cuantos recuerdos me trae esa emisora, la escuche tanto en mi niñez y juventud.

STALIN REGALADO MINISTERIOS dijo...

Lo he dicho y lo sigo manteniendo, Georgina Thompson debe ser reconocida como una de las mejores voces femeninas que ha tenido la Radio Evangélica.