"Si no quieres perderte en el olvido tan pronto como estés muerto y enterrado,escribe cosas dignas de leerse, o mejor aún, haz cosas dignas de escribirse... - Benjamin Franklin


lunes, 18 de abril de 2011

NOSTALGIAS DE UNA LOCUTORA VII: ¡ISLA MARGARITA!

Cada viaje ha sido una verdadera expedición, cargada de elementos únicos e irrepetibles.
1998. Destino: Isla Margarita.  Cuando un miembro del equipo de Radio Trans Mundial Venezuela, supo de mi viaje a su país, me encargó llevarle instrumentos de percusión dominicanos, a saber: una tambora y un güiro.  Ya se imaginará usted mi equipaje.  Lo interesante es que el vuelo me llevó de Santo Domingo a Caracas, (Maiquetía) y allí al llegar tuve que recoger mi equipaje y caminar del aeropuerto internacional al nacional, donde tomaría entonces un vuelo a Porlamar.  No recuerdo como me hice cargando con los instrumentos y el equipaje, solo sé que logré la hazaña.

Presenté mi informe en la reunión de directores de RTM Latinoamérica, sin poder contener las lágrimas, porque había dejado mi tierra bajo la devastación causada por el Huracán Georges. Recibí las palabras de ánimo y solidaridad de todos los presentes.
Una participación que me marcó en aquella reunión, fueron las palabras de quien entonces era un funcionario de TWR y luego llegaría a ser el connotado líder que le dio a la organización un giro estratégico, reformulando la misión, y visión e imagen Institucional, David Tucker.  En su primera intervención entre nosotros dijo en su ingles británico: “Dios no me llamó a Radio Trans Mundial” e hizo una pausa que al menos a mí me dejó perpleja… (¿Y qué hace aquí entonces? Pasó por mi mente) y entonces completó la sentencia: “Dios me llamó a Sí mismo”.
Recuerdo que uno de mis motivos de preocupación en aquel momento era dotar a RTM Dominicana de un local propio.  A partir de aquella reunión en Isla Margarita, Dios permitió que se iniciara una incansable jornada que culminó años después y hoy la oficina dominicana tiene la tranquilidad de contar con sus propias instalaciones.
Con los días y el compartir mis penas se mitigaron un poco e intenté disfrutar la Isla Bonita. (Así se llama un hotel de la isla, en la que poco antes de mi visita se realizó una cumbre de presidentes).   Nuestros anfitriones fueron extraordinarios, afables y atentos.

El encanto de Isla Margarita es real: todos hablan del atardecer en Juan Griego, de las perlas cultivadas; Inolvidable mi paseo en lancha por los interminables canales de la Laguna “La Restinga”. Recuerdo al menos una tienda: Gatsby.
Y por último, regocijarme en saber que una nueva emisora cristiana salía al aire desde aquella isla me hizo pensar que en todas partes hay gente que comparte la pasión por la radio y la convicción de que esta es una herramienta sin igual para la difusión de las mejores noticias, las buenas nuevas dignas de ser recibidas por todos: El evangelio de Jesús.

2 comentarios:

Gran Mariscal de Ayacucho dijo...

Cordiales saludos amiga, es hermoso leer cada linea de tu blogeer, la verda gracias Doy a Dios por esa granhazaña de ese viaje a Venezuela con una tambora , un güiro aunque No recuerda como cargaste con los instrumentos y el equipaje pero yo si recuerdo como fue,,,jajaja besos amiga se te recuerda mucho

edwin8a

Georgina Thompson dijo...

Oh, pero mire nada más, el dueño de los instrumentos!!