"Si no quieres perderte en el olvido tan pronto como estés muerto y enterrado,escribe cosas dignas de leerse, o mejor aún, haz cosas dignas de escribirse... - Benjamin Franklin


domingo, 6 de septiembre de 2009

DE MENOS A MÁS

La fragilidad es el inicio de la fuerza.

La duda es la búsqueda de la fe.

La caída es el origen del levantarse.

La indecisión es la puerta de la resolución.

La ignorancia es el primer grado del saber.

La curiosidad es el pórtico del aprendizaje.

La rebeldía es el motivo de la futura sumisión.

EL egoísmo es el paso inicial del amor.

El orgullo es la cuesta que desciende hasta la humanidad.

La sensualidad es el aprendizaje del amor universal.

La noche es la matriz donde se engendra el día.

El sufrimiento del enfermo es el principio de la esperanza de curación.

La montaña se eleva a partir de la planicie.

La virtud nace de un vicio corregido.

La bonanza llega después de la tempestad.

La primavera nace del invierno.

El sol aparece tras la oscuridad.

Sentimos más el descanso tras la fatiga.

La saciedad es el apaciguamiento del hambre.

El sueño es más reparador después de un día difícil.

Descansamos mejor en el silencio tras el griterío.

El encuentro con el ser amado es mas alegre tras la nostalgia de la ausencia.

En todo encontramos la ley de los contrarios, haciendo surgir el bien del mal, lo claro de lo oscuro, pues todo progreso supone un cambio obligatorio.

En ese cambio es donde se encuentra el secreto de la victoria.

Si sabemos caminar seguros, sin tropezar, llegaremos a la meta deseada en poco tiempo.

Sin embargo, pongamos atención para que la ruta no se convierta en derrota.

Abramos los ojos para que el camino no se vuelva precipicio.

¡Rumbo a la cima, siempre subiendo, siempre adelante!

Miremos hacia la meta, no al comienzo de nuestros pasos.

Si asistimos al crepúsculo matutino, ¿por que acordarnos de la noche en lugar de bendecir el día que nace?

Si comienza el verano ¿por que revivir la tempestad, en lugar de esperar el sol que ya se anuncia?

Si nos encontramos en mitad de la subida, ¿por que añorar el valle en lugar de mirar hacia el pico altanero?

Si hemos comenzado la senda de la virtud, iluminada por la sabiduría, no miremos hacia el vicio que vive de tinieblas degradantes: liberemos y subamos hacia la luz, con amor en el corazón.

Autor Anónimo

No hay comentarios: