"Si no quieres perderte en el olvido tan pronto como estés muerto y enterrado,escribe cosas dignas de leerse, o mejor aún, haz cosas dignas de escribirse... - Benjamin Franklin


miércoles, 9 de septiembre de 2009

HOGAR, AGRIDULCE HOGAR (1ra parte)


PROVERBIOS 14:1 La Mujer sabia edifica su casa, mas la necia con sus manos la derriba”

Derribar una casa significa romperla o destruirla. ¿Será posible que una mujer sea capaz de, cual màquina de demolición, destruir su propio hogar?

Una mujer puede causar gran daño cuando su accionar provoca destrucción. ¿Qué se hace por ejemplo en medio de un arranque de ira desenfrenada? Tirar, romper, gritar, golpear. Se rompen cosas y se rompen reglas. Y como si esas acciones destructivas no fueran suficientemente malas, también se recurre a las ofensas, a las palabras que hieren, destruyen, arruinan y matan.

Hay otra forma de derribar una casa, y es la pasividad. Por simple inactividad, negligencia, abandono, descuido, olvido, indiferencia. Dando prioridad a las telenovelas, a la cantaleta interminable y sin importancia alguna, con la vecina, o por teléfono, o ahora con el chateo por Internet.

Está claro entonces que la necedad destruye, que la forma de construir un hogar, de convertir tu espacio en un refugio, es un asunto del corazón, primero está tu deseo, luego tu disposición,

La mujer define el hogar, el hogar de una mujer se convierte en una proyección de sí misma, su amor, su cuidado, o tristemente su actitud descuidada y abandonada, se hacen visibles en el aspecto de su casa.

La palabra hogar evoca una sensación de bienestar y placidez propia del lugar donde podemos gozar del inagotable afecto y calor humano de nuestros seres queridos. El hogar constituye el refugio donde se teje la intimidad entre padres e hijos, se pueden expresar espontáneamente los sentimientos.

¿Cómo es tu hogar? En la continuación de este tema te presentaré varios modelos a ver cuál se parece al tuyo…

No hay comentarios: