"Si no quieres perderte en el olvido tan pronto como estés muerto y enterrado,escribe cosas dignas de leerse, o mejor aún, haz cosas dignas de escribirse... - Benjamin Franklin


miércoles, 30 de septiembre de 2009

AMBICIONES ¿CUANTAS TIENES YA?


Una de las series de caricaturas que solía detenerme a ver es de la Pinky y Cerebro. La obsesión desmedida de Cerebro por conquistar el mundo me daba mucho que pensar, y su ambición no cesaba a pesar de sus contundentes fracasos, pues al final del día, cuando Pinky pregunta: ¿Qué haremos mañana, Cerebro?  Este responde: “Lo mismo que hacemos todos los días, Pinky, tratar de conquistar el mundo”.


Conquistar el mundo, ¿No le suena familiar? ¿No es lo que lo muchos más ambicionan?


El ingenioso Hidalgo don Quijote de la Mancha pensaba que podía  haber hecho jaulas para pájaros y palillos de dientes si  su cerebro no hubiera estado tan lleno de ideas de caballería.  ¿Qué significa esto?  Que la mayoría de la gente tendría éxito en las pequeñas cosas si no estuviesen preocupados con las grandes ambiciones.


Southey dijo: "No es del hombre el descansar en absoluto contentamiento. Ha nacido para alimentarse de esperanzas y aspiraciones, como las chispas vuelan hacia arriba,  a menos que haya embrutecido su naturaleza y apagado su espíritu de inmortalidad que es su porción."


Sin embargo, hay que canalizar las ambiciones, pues estas  pueden ahogar la palabra de Dios y hacerla infructuosa en nuestras vidas. Jesucristo dijo, en el contexto de la Parábola del Sembrador: "el que fue sembrado entre espinos, este es el que oye la palabra, pero el afán de este siglo y el engaño de las riquezas ahogan la palabra y la hacen infructuosa." Si desea salvar su alma eternamente, tenga cuidado con sus ambiciones.


No hay comentarios: