"Si no quieres perderte en el olvido tan pronto como estés muerto y enterrado,escribe cosas dignas de leerse, o mejor aún, haz cosas dignas de escribirse... - Benjamin Franklin


jueves, 10 de septiembre de 2009

HOGAR, AGRIDULCE HOGAR - 2DA PARTE-

¿COMO ES TU HOGAR?
He aqui tres modelos, de cuatro que quiero plantear.
1. Hogar Museo o cementerio.

Mucho énfasis en la decoración, en el valor de los objetos que la amueblan. Puede reflejar a una mujer interesada en impresionar a otros, en ser conocida por su exquisito gusto, pero no es un espacio adecuado para la convivencia y la interacción. En vez de museo, puede ser cementerio, porque hay pocas señales de vida allí. Hay ciertas visitas que la ponen nerviosa, porque teme que el sobrinito le rompa la lámpara, o descomplete la vajilla, o deje caer el refresco en su alfombra… Hay más interés en las cosas que en las personas.


2. Hogar Hotel.

¿Sabe usted què tienen en común las personas en un hotel? Que tienen una habitación allí, que probablemente desayunan, comen y cenan allí, se bañan allí a lo mejor lavan y planchan la ropa allí, pero no necesariamente se ven con los demás huéspedes, no se sientan juntos a la mesa, no hacen vida en común.

¿Es su casa un hotel, donde nadie coincide para comer juntos, donde nadie se sienta juntos por ciertos ratos, donde no hay reuniones familiares, donde cada quien tiene su llave para entrar y salir de acuerdo a sus horarios? En el plano relacional y espiritual las relaciones de estos parientes son distantes, frías, no hay compenetración, sus intimidades son mejor conocidas por terceros, tales como amigos, compañeros de trabajo o hermanos de iglesia.

3.Hogar Tsunami.
No se trata de lo que el viento se llevó, sino de lo que dejó. Es diametralmente opuesto al hogar museo; se acerca más a una especie de vertedero de basura. Aquí lo mas probable que es la madre viva en la agonía de recoger lo que todos los demás tiran, pero la cosa es tan difícil que por mas que recoge no logra que el lugar luzca en orden, cada miembro de la familia tiene su arsenal de cachivaches. Aquí parece habitar una familia en la que sus miembros nunca adquirieron el habito de poner las cosas donde corresponde, hacer la cama, poner la ropa sucia en su sitio, los zapatos en su sitio, los juguetes en su sitio, fregar los platos, recortar la hierba, sacar la basura… entonces no se asuste si a su casa ya se mudaron también, en masa, las ardillas y las mariposas (perdon, los ratones y las cucarachas, quiero decir). En términos relacionales y espirituales, tampoco hay orden, no hay orden en e l manejo de las finanzas, no hay reglas establecidas.

En la tercera entrega del tema, veremos el cuarto modelo: El hogar Ring de Boxeo. Y màs luego, Buscando el equilibrio, el hogar que podemos lograr.

No hay comentarios: