"Si no quieres perderte en el olvido tan pronto como estés muerto y enterrado,escribe cosas dignas de leerse, o mejor aún, haz cosas dignas de escribirse... - Benjamin Franklin


martes, 8 de diciembre de 2009

ACTITUDES Y VALORES


Un pensador dijo que no es difícil tomar decisiones cuando uno sabe cuáles son sus valores. Se trata del conjunto de creencias acerca de lo que es verdadero, o falso, importante o no importante, que se conservan y apoyan conscientemente. Se trata de un trasfondo que se ha ido formando en nosotros desde los años de la infancia y que nos predispone a pensar, sentir, actuar y comportarnos de forma previsible, coherente y estable. El valor es por tanto, la convicción razonada y firme de que algo es bueno o malo, y que nos conviene más o menos. [1]

Los valores son importantes, porque establecen las bases para la comprensión de las actitudes y la motivación y porque influyen en nuestras percepciones.

La conocida sistematización de Spranger clasificaba los valores en teóricos, económicos, estéticos, sociales, políticos y religiosos, con más o menos acierto. También està la clasificación de Marín Ibáñez, que habla de:

*    Valores mundanos.

*    Económicos, (caros, baratos, rico-pobre, abundante-escaso, etc.

*    Vitales (sano-enfermo, fuerte-débil, etc.

*    Valores espirituales: Estéticos (bello, feo, sublime-ridículo,

*    Intelectuales: verdadero-falso, lógico-ilógico.

*    Morales: Bueno-malo, justo-injusto.      

*    Valores trascendentes: Religiosos, santo-pecaminoso

*    Cosmovisión: absoluto-Relativo.


LAS ACTITUDES

Son hábitos de pensamiento que condicionan nuestras reacciones y nuestra conducta con respecto a un objeto, persona, hecho o situación. O como dice Stephen Robbins, "Son afirmaciones evaluativas (favorables o desfavorables) respecto a objetos, personas o hechos" [2] No son lo mismo que los valores pero van de la mano de ellos. Ambos conceptos se interrelacionan. Las características principales de las actitudes son dos: Son aprendidas y por tanto son modificables.  Hemos aprendido las actitudes de la misma manera que los valores, de los padres, de los maestros, de los amigos, de todos los grupos de los que formamos parte y consecuentemente las hemos aprendido de nuestro contacto con la realidad social que nos rodea y  en la que estamos inmersos. Toda actitud tiene un componente cognoscitivo (nuestras creencias) un componente afectivo (nuestros sentimientos) y un componente conductual (nuestra intención de conducirnos o comportarnos de cierta manera con alguien o algo).

Las actitudes pueden tener distintas funciones. Algunas de ellas son:

*    La función autodefensiva

*    La función utilitaria

*    La función de conocimiento

*    La función de expresión de valores.

Fundamentalmente las podemos clasificar simple y llanamente en dos tipos:

Actitudes Positivas:

Son las actitudes abiertas que permiten un dialogo y pueden cambiar todos los aspectos. No hay crecimiento en ningún aspecto de la vida física o mental de un individuo que no tenga cambio. Esta forma de actitud se considera "madura" psicológicamente.

Actitudes Negativas:

Son siempre rígidas, cerradas y resistentes al cambio. Limitan nuestra posibilidad de salir adelante. La gente muy cerrada funciona a este nivel y lógicamente crea tensiones, molestias, conflictos y hasta apatía, porque es demasiado rígida y rechaza todo lo nuevo y diferente porque lo considera amenazante. Esto es "Inmadurez".

Solo las actitudes positivas permiten  el desarrollo, porque solo con actitudes positivas se pueden mejorar, cambiar, aceptar y tolerar a los demás seres humanos, por distintos que sea a nosotros.  y por lo tanto, solo con actitudes positivas podemos convivir agradablemente y trabajar en grupos  eficaces, eficientes y productivos.

Las actitudes pueden ser objetivas y activas. Algunos ejemplos de actitudes positivas de las más deseables en el ámbito organizacional, son las siguientes:

*    La actitud de aprender

*    La actitud entusiasta

*    La actitud de comprensión

*    La actitud tolerante

*    La actitud de no agresión

*    La actitud de entrega

*    La actitud de lealtad.

Las actitudes son uno de los elementos fundamentales del comportamiento de los individuos, Si llegamos a modificar una actitud negativa, educando y formando actitudes positivas, podemos favorecer comportamientos deseables en las organizaciones y tener gente siempre dispuesta al cambio y al desarrollo


[1] Tierno, Bernabé. El libro de los Valores, volumen  1, Pág. 12
[2] Robbins, Stphen. Comportamiento Organizacional, Pág. 180