"Si no quieres perderte en el olvido tan pronto como estés muerto y enterrado,escribe cosas dignas de leerse, o mejor aún, haz cosas dignas de escribirse... - Benjamin Franklin


martes, 1 de diciembre de 2009

ORANDO: PARA QUE RECIBAN ESPERANZA

Por Marli Spieker
La esperanza no es algo pequeño. La esperanza mantiene vivas a las personas y las ayuda a crecer aún cuando la vida duele. Gracias a Cristo, podemos ofrecer a las mujeres, esperanza para un futuro mejor aquí en la tierra y por la eternidad.
Muchas mujeres y niñas viven en desesperanza porque a ellas les han dicho que son de poco valor y tan sólo una carga para sus familias. Necesitan desesperadamente la esperanza que viene de saber que ellas fueron hechas a la imagen de Dios. Necesitan experimentar el amor de Dios y saber que Su deseo es que alcancen su más grande potencial. ¿Pero cómo conocerán acerca de la esperanza de Dios?

Cuando las mujeres reciben las verdades de Dios a través de los programas de radio, Mujeres de Esperanza y la fortaleza de Dios a través del tiempo que pasan juntas en oración, le permiten a Dios guiarlas en oportunidades para que vivan la vida como Cristo. Ellas son las manos, los pies y la voz de Dios mientras comparten con otras el regalo de la esperanza a través de Jesucristo. Ellas también dan esperanza cuando enseñan a otras acerca de la buena nutrición, cuidados de la salud y relaciones sanas. Dan esperanza a través de clínicas para la salud, entrenamiento en oficios y clases a mujeres para enseñarles a leer. No sólo oran por las mujeres en la prisión, sino que las visitan llevándoles regalos de comidas, artículos de uso personal, canciones y las verdades de Dios. Estas mujeres no sólo oran por las viudas, mujeres con SIDA y por aquellas que sufren de muchas crueldades físicas, sino que ofrecen su tiempo, energía y amor para ayudarlas a encontrar esperanza en medio de horribles circunstancias. Aún más, estas mujeres no permiten que sus propias luchas les impidan de ayudar a otras a experimentar la esperanza en Cristo.
Que todas demos el regalo de la esperanza en este tiempo de Navidad.
“Porque yo sé los planes que tengo para ti”, -dice el Señor- “planes para prosperarte y no para dañarte, planes para darte esperanza y un futuro” (Jeremías 29:11).


-Marli es la Fundadora de Proyecto Ana-