"Si no quieres perderte en el olvido tan pronto como estés muerto y enterrado,escribe cosas dignas de leerse, o mejor aún, haz cosas dignas de escribirse... - Benjamin Franklin


domingo, 14 de marzo de 2010

ALFOMBRA ROJA

Limosinas ostentosas,  lujo, brillo y esplendor, trajes costosos y extravagantes, joyas millonarias,  flashes de centenares de cámaras, aplausos y ovaciones, transmisiones simultáneas al mundo entero en diversos idiomas, con los más altos rattings que pueda lograr una producción. La gente sigue  minuto a minuto el desfile de las admiradas, criticadas, escandalosas y súper archi famosas estrellas. Por años hemos alimentado su ego, su sed de importancia y sus arcas financieras.

Pero veo otra alfombra roja menos concurrida, es un rastro de sangre, de uno que, al principio era seguido por multitudes que al parecer lo amaban  y lo aplaudían; apenas una semana antes le tendieron una alfombra de hojas de palma y mantos mientras  iba, no en limosina, sino sobre un burrito… Pero ahora, mientras más se acerca a la cruz, cada vez menos gente le sigue; su aspecto no es glamoroso ni atractivo, mas está grotescamente desfigurado por las torturas; ni siquiera desfila como los galanes del cine… la cruz que lleva sobre su hombro lo doblega, la corona de espinas incrustada en su cabeza lo desangra, enceguece y debilita.

 El Cristo de Nazaret traza con su sangre la vía dolorosa y  nos invita a seguir su rastro hacia la cruz;  por esa alfombra rojiza que es el verdadero camino a la gloria que tantos buscan y pocos hallan. 

No hay comentarios: