"Si no quieres perderte en el olvido tan pronto como estés muerto y enterrado,escribe cosas dignas de leerse, o mejor aún, haz cosas dignas de escribirse... - Benjamin Franklin


jueves, 20 de agosto de 2009

COSAS DE NOSOTRAS: YUGO DESIGUAL

Hoy en cosas de nosotras, quiero compartir especialmente con mis amigas solteras, jóvenes, y particularmente cristianas; claro, eso no significa que los demás no lean esta entrega, pues necesitamos su apoyo y su comprensión. . Lo que vamos a discutir es un tema delicado, tanto que nuestra posición al respecto puede tener mucha trascendencia para nuestra futura felicidad o futura desdicha. El tema en dos Palabras: Yugo desigual: Expresión bíblica que describe relaciones, asociaciones y compromisos entre cristianos e inconversos. El concepto puede tener muchas aplicaciones. En nuestro caso hablamos de noviazgo, compromiso y matrimonio mixto, y más específicamente, entre una mujer creyente y un hombre no ha abrazado la fe.

Detrás de mi en una fila de personas, hace algunas semanas, un hombre hablaba con otro por su móvil, y se reía diciendo que su esposa era evangélica, que lo mejor es tener una evangélica para ser la madre de sus hijos, aunque para lo demás hay de todo al por mayor en la calle. ¡Quedé petrificada! y no me atreví a voltear a ver al hombre, pues no era conmigo la conversación.

Las muchachas creyentes, deberíamos tener bien definidas cuales son nuestras convicciones respecto a buscar la voluntad de Dios para nuestras vidas. Es imprescindible que antes de salir de casa tengamos bien asentadas en la mente cuales van a ser las normas elementales a seguir en el trato con los amigos no creyentes. Es demasiado tarde tratar de decidir cuales van a ser las reglas del juego cuando ya se está apretujada en un abrazo y emocionalmente atrapada por las pretensiones de un hombre.

Es bueno que tomemos muy en serio lo que Dios enseña. Siendo hijas de Dios, por las cuales Jesús dio su vida, entiendo que a Dios le interesa nuestro bienestar, le interesa que sepamos escoger con quien salimos, a donde vamos y como nos comportamos. El señor pretende que seamos felices, y para lograrlo, tenemos que hacer caso de lo que el nos manda. Hay que tomar en cuenta los deseos de Dios para nosotras.

En 2da Corintios 6:14 en la Biblia, se nos dice con toda claridad la clase de relaciones que nos convienen tener, sobre todo al pensar en romance y matrimonio.
NO OS UNAIS EN YUGO DESIGUAL CON LOS INCREDULOS, PORQUE ¿QUE COMPARENISMO TIENE LA INJUSTICIA CON LA INJUSTICIA?, Y QUE COMUNION LA LUZ CON LAS TINIEBLAS?

Por supuesto, primero debemos hablar de noviazgo y no matrimonio, pero una cosa conduce a la otra, así que la mejor manera de no terminar casándonos con hombre no cristiano, es empezar por no tener noviazgos con quienes no son creyentes.

Hay otro verso bíblico que viene al caso:
"POR TANTO NO SEAIS INSENSATOS, SINO ENTENDIDOS DE CUAL SEA LA VOLUNTAD DEL SENOR". EFESIOS 5:17

Cuando nos enamoramos, resulta muy difícil pensar claramente todo el tiempo
y ser objetivas en cuanto a la voluntad del señor para nuestra vida. El mejor momento para definirnos y buscar la guía del Señor es antes de que llegue el amor, pues una vez que estamos enamoradas, el corazón nos puede hacer malas jugadas.

El mandamiento bíblico puede parecer para alguna muy radical, para otros, es un punto de cuestionamiento a Dios en el sentido de que Dios discrimina, de que 'Dios hace acepción de personas, pero lo cierto es que esas no son las razones del mandamiento. La razón del mandamiento es la felicidad de la pareja. Sucede que la creyente y el inconverso no tienen nada en común espiritualmente. Usualmente lo que los une es una fuerte atracción física, una admiración de cualidades que el puede tener, pero la fe determina muchas cosas que hacen insostenible la convivencia. La creyente tiene a Dios, viviendo en si y por eso el Apóstol Pablo nos describe como templo del Espíritu Santo. Algunas dirán que el amor resuelve cualquier diferencia, pero ¿realmente lo hará?
Hay distintas clases de amor y el único amor perfecto es el de Dios, que por cierto ha sido derramado en nuestros corazones por medio de la presencia del espíritu Santo. El amor humano, por su parte, es emocional, es a veces egoísta y una que otra vez crea problemas en vez de solucionarlos.

A veces no es fácil rechazar las pretensiones de ese amigo, galante, apuesto, inteligente, o quizas, ni tan inteligente ni tan apuesto, pero que es el único pretendiente que se presente en mucho tiempo verdad? Pero si lo único que tiene de negativo es que no es creyente, estas en un grave peligro y voy a darte algunas razones:
¿Cuales son las consecuencias de dar este paso, o sea de llegar a contraer matrimonio, en yugo desigual? lo discutiremos en nuestra próxima entrega.

No hay comentarios: