"Si no quieres perderte en el olvido tan pronto como estés muerto y enterrado,escribe cosas dignas de leerse, o mejor aún, haz cosas dignas de escribirse... - Benjamin Franklin


lunes, 31 de agosto de 2009

ORANDO POR LAS NECESIDADES DE SALUD DE LAS MUJERES

Por Marli Spieker- Fundadora Proyecto Ana.

Septiembre 2009.

Las necesidades de salud de las mujeres alrededor del mundo son numerosas y pueden ser muy complicadas. Muchas veces, resultados devastadores son causados por prácticas culturales, falta de conocimiento, pobreza o abuso. Cada tema sobre la salud llega a ser un asunto crítico sin las básicas necesidades de salud del saneamiento adecuado y el agua limpia. Proveer estas dos necesidades básicas debería ser una prioridad para cada comunidad.
Desafortunadamente, este no es el caso. La falta de saneamiento apropiado deja a 2.5 billones de personas con inadecuados o inexistentes servicios para el aseo. Además, como un billón de personas alrededor del mundo viven en áreas que no tienen acceso a agua segura para beber. Sin agua limpia para beber, cocinar, limpiar y bañarse, las personas a menudo llegan a enfermarse, a ser menos productivas y a morir jóvenes. El suministro de agua limpia no es posible sin los servicios sanitarios apropiados.

El agua que por lo general es segura puede transformarse en peligrosa para beber durante una inundación, lluvias copiosas o cuando las cañerías son dañadas. Los químicos de los fertilizantes o jabones pueden verterse en los ríos y lagos, bacterias y virus pueden entrar a los servicios de agua normalmente limpia. Aún las grandes ciudades modernas tienen problemas al proveer el agua limpia a miles de personas.

El cloro es un desinfectante altamente eficiente y puede ser añadido a los servicios de agua pública para matar bacterias causantes de enfermedades que el agua o las cañerías pudieran contener. El cloro ha sido usado efectivamente para tratar el agua en ciudades modernas y lugares donde el cólera y otras enfermedades son comunes.

Por favor ore con nosotros este mes por las mujeres que tratan de cuidar a sus familias en áreas donde un saneamiento apropiado y agua limpia no son accesibles. Ore para que reciban la información segura que ellas necesitan para prevenir enfermedades a partir del agua que las dañarán a ellas y a sus hijos. Así como Jesús cuidaba de los que estaban enfermos y débiles, el programa Mujeres de Esperanza del Proyecto Ana ofrece interés, información y esperanza a las mujeres de modo que puedan cuidar mejor de sus familias.

No hay comentarios: